Un águila para cuidar La Rosaleda

l No es que Jesualdo Ferreira haya importado la mascota del Benfica, un águila, entre otras cosas porque él entrenaba al Oporto, eterno rival de los lisboetas. Es Harris, un águila que llega a La Rosaleda para cuidar el césped. Más bien para vigilar que los pájaros no se coman la semilla de la siembra en el campo que se está cuidando con especial mimo este año para que los artistas puedan desarrollar sus habilidades sobre un auténtico tapiz. Un aspecto que no se tuvo tan en cuenta las últimas temporadas en las que el piso no destacaba por su buena presencia. Harris ya tiene experiencia en ahuyentar pájaros de todo tipo pues trabaja en los aeropuertos de Málaga y Jerez para evitar que cualquier tipo de ave pueda meterse en los motores de los aviones y provocar sorpresas desagradables.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios