"Soy muy europeísta, pero me dan miedo los euroburócratas"

-¿Euroescéptico?

-No. Europeísta.

-Creía que los agricultores temblaban con sólo escuchar la palabra Europa.

-Soy europeísta, pero temo a los euroburócratas. Existe el riesgo de que los países pierdan todo el poder y las decisiones pasen a manos de una élite de funcionarios europeos que están muy distanciados de la realidad.

-Pues eso es el Tratado de Lisboa.

-No, Lisboa da más poder al Parlamento y eso se resta a las comisiones.

-¿Qué ha hecho Europa por su agricultura?

-Lo ha hecho todo. Antes del Tratado de Roma la agricultura europea era pequeña y débil. Roma supuso su desarrollo y crecimiento.

-¿Y qué no ha hecho?

-Cuando se han negociado facilidades de circulación para terceros países siempre se ha utilizado la agricultura como moneda de cambio.

-Es un mundo global, son los tiempos.

-Sí, pero se generan competencias imposibles. Por ponerle un ejemplo, el régimen fiscal de los países africanos no tiene nada que ver con el nuestro.

-Y eso hunde los precios.

-Los precios agrícolas actuales son insostenibles. No digo los que llegan al consumidor, sino los que percibe el agricultor. Están más bajos que hace cuatro años. La única salvación para la agricultura europea es la recuperación de los precios y mejorar la productividad.

-¿De lo contrario se volverá a esa agricultura que ha descrito anterior a Roma?

-Sin duda. Pero yo no creo que vaya a haber cambios drásticos en el futuro. El próximo septenio, hasta el 2020, será de estabilidad.

-O me he despistado mucho, o en esta campaña no se ha definido hacia qué Europa vamos.

-Es cierto. Nunca hemos sabido si queremos que sea una mini ONU o queremos que sea un conjunto de países determinado a los que les une un modo de vida, de ética, de costumbres...

-Ese debate seguro que no lo he escuchado.

-Es que ni el histórico discurso de Giscard definía qué Europa queríamos, un mercado homogéneo o la vida en común de unas serie de comunidades. ¿Una Europa hasta los Urales, una Europa hasta los límites del mundo islámico? Nadie ha definido eso.

-¿Es el euro el gran logro europeo?

-Decisivo. La crisis actual con la peseta hubiera sido insostenible.

-Usted contribuyó a la fundación de la CEOE, ¿la gran incomprendida?

-Pues sus mensajes son fáciles de comprender. El reto de la economía occidental es mejorar su productividad con la mejora de la eficiencia. Hay que buscar los procedimientos, los estímulos, para ser más efectivos, bien por la vía positiva, que es la prima; bien por la vía negativa, que es poner a disposición del mercado empleos que hasta ese momento no eran eficientes.

-Usted lleva Medio Ambiente en la CEA. Otra campaña europea en la que no se habla de energía.

-Es cierto. Parece que cuesta abrir el debate sobre la energía nuclear.

-Espinoso asunto.

-Pues hay que mostrar la realidad y descubrir a los autotitulados progres que en este tema asoman su oreja de catetos. Es una energía segura y limpia, con los menores efectos medioambientales de las conocidas.

-Los ecologistas no piensan eso.

-Sí, hablan del peligro de la energía nuclear o del CO2 que emiten las combustiones de carbón. Se oye menos hablar de los efectos de los derivados del petróleo. ¿Quiénes financian estas organizaciones internacionales que consiguen crear alarma social para determinados tipos de energía y silencian los efectos de otras?

-¿Piensa que España necesita más energía nuclear?

-Francia la tiene. Lo que pienso es que España no puede seguir subvencionando ciertos tipos de energía e importando el resto. No hay presupuesto que lo aguante.

-Rafael de Paula y Mozart son sus dos pasiones.

-Mi pasión es lo que se hace con arte y sentimiento.

-Ser empresario no es muy romántico.

-Sí lo es. Es gente que cree en lo que hace y lo arriesga todo para llevarlo a cabo. Es la diferencia con el financiero. Usted se equivoca, los empresarios sí tienen romanticismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios