Antonio Onetti. Dramaturgo, guionista de cine y televisión

"Aquí si hacías un teatro que se entendiera eras un burgués"

  • Es uno de los creadores de la serie 'Amar en tiempos revueltos' y su secuela 'Amar es para siempre'. Le apasiona la figura de Alfonso XIII y en el reinado de su bisnieto no para de crear y adaptar (recrear).

Junto a Josep Maria Benet i Jornet y Rodolf Sierra, Antonio Onetti (Sevilla, 1962) es uno de los creadores de la serie Amar en tiempos revueltos y su secuela Amar es para siempre. Estudió Arte Dramático, se nota en el nombre de sus hijos: Tirso, Rebeca (por Hitchcock), Romeo (por Shakespeare), Nora (por Ibsen) y Julia (por Strindberg). Le apasiona la figura de Alfonso XIII y en el reinado de su bisnieto no para de crear y adaptar (recrear).

-¿Está en la sierra de Aracena huyendo de Madrid? 

-Hace muchos años que vengo a una aldeíta de Jabugo que se llama Los Romeros. Los hermanos Álvarez Quintero venían por aquí y le llamaron el Valle Florido. Un paseo del pueblo lleva ese nombre. 

-¿No llegaría al teatro por los Quintero?


-Eso lo descubrí luego. Vengo desde niño. Tenía un hermano asmático y un año íbamos de vacaciones a la playa y otro a la sierra. Nos bañábamos en la ribera, el río Caliente atravesaba la sierra. Hoy no se podría con los mataderos y el desarrollo industrial; nos tirábamos de las peñas y estábamos con las ranas.

-Nace en 1962, el año que mueren Belmonte y Marilyn. ¿Quién le tira más?


-Belmonte es más nuestro. Leí la biografía de Chaves Nogales en la que contaba que toreaba de noche y por eso se pegaba tanto a los toros. Soy un gran convencido de que la técnica es el estilo en el arte y ya lo puso en práctica Belmonte.

-Cela, en San Camilo 1936: "Hay mucha gente en las Cibeles y desde dos o tres camiones se reparten fusiles...". ¿Dónde empezaría un guión del 18 de julio de 1936?


-En lo que me contó mi padre después de darle un infarto. Con 17 años era el responsable de Falange en su pueblo, Pilas. Llegó gente de la República y preguntó por el jefe de Falange, por Fernando Ruiz. Mi padre dio un paso al frente y se cuadró. Igual que mi abuelo o el alcalde del pueblo, que también se llamaban Fernando Ruiz. Se pasó toda la noche rezando: lo fusilaban a él o a su carcelero. Cuando lo liberaron, él que nunca había visto Lo que el viento se llevó, dijo que nunca más iría con alpargatas de esparto.

-La División Azul está en novelas de Ignacio del Valle y Juan Manuel de Prada, en películas de Gerardo Herrero y Carlos Iglesias y en la serie Amar es para siempre...


-Fue una historia absurda y fascinante. Franco, para devolverle el favor a los nazis por su ayuda en la guerra y para librarse de los falangistas, manda cinco mil tíos a Rusia. Cuando acaba la guerra y llegan los americanos, quiere ir de neutral y les dice que vuelvan o les quita la nacionalidad. Han ido a matar comunistas y algunos deciden no volver, pasan a proteger el búnker de Hitler en Berlín.

-¿La realidad es más potente que la ficción?


-A mí me interesa más la realidad histórica que la contemporánea. La ficción es una manera de contar la realidad. Cuando escribo no me interesa explicar las cosas, sino entenderlas.

-Londres lo premió en el 92 como autor joven de la Unión Europea. ¿Con el Brexit dejará de ser la meca del teatro europeo?


-Yo creo que no. Allí es donde estrenó Osborne Mirando hacia atrás con ira. Pinter o David Mamet presentan sus obras en Londres, en una sala donde los actores cobran poco y da mucho prestigio. Comparto el estilo del realismo anglosajón y por eso me muevo muy a gusto en el audiovisual. En España le damos demasiada importancia a la forma en detrimento del contenido. En los años ochenta si hacías un teatro que se entendiera eras un burgués.

-¿El realismo es mágico?


-La realidad es incómoda para el poder y como no tenemos la tradición democrática de los ingleses acudimos a la estética, que tiene una carga crítica que sólo llega a una élite. El realismo llega a todo el mundo porque se explica solo. El cine no es la imagen, es la acción. Un atardecer no te salva una película.

-¿Amar es para siempre?


-Amar en tiempos revueltos estuvo siete años en Televisión Española. Benet i Jornet pone en marcha la telenovela española, Rodolf Sierra fue el capitán del barco y yo, el más jovencito de los tres, estaba un poco para todo. Cuando llega el PP al Gobierno, no le interesó y Antena 3 la pilló. Cambió un poco la dinámica, Josep y Rodolf se marcharon y yo me quedé para tareas secundarias. Esta temporada lo he dejado. Doce años son muchos. Los españoles han cambiado en doce años.


-¿Qué Pirandello sugiere para estos cuatro personajes: Rajoy, Sánchez, Iglesias, Rivera?


-Un monólogo de Darío Fo.

-¿Qué tal en La catedral del mar?


-Se empieza a rodar en septiembre. Desde El tiempo entre costuras no había una superproducción así. Y la han vendido a Netflix.

-Durante años, fue el libro más leído en las playas...


-Fui a Santa María del Mar a por documentación y sólo tenían la novela.

-¿Qué tal en Cuéntame?


-Realmente no encajé. Tuve el honor de haber firmado los dos capítulos con menos audiencia de Cuéntame. Eso también va en el currículum.

-¿Los papeles de Panamá acabarán con la serie?

-La ha comprado Antena 3.

-¿Qué tal con los autores?

-El ritmo televisivo y cinematográfico no tiene nada que ver con el narrativo. Hay autores que lo llevan muy mal y se consigue una cosa muy de autor, muy bonita y muy minoritaria.


-Usted abordó en un guión los Gal. Alberto Rodríguez se centra en Paesa en su próxima película.


-Hay dos libros interesantes sobre el personaje, el de Manuel Cerdán y el de Pedro J. Se inventó lo de los papeles de Laos para Roldán, al que tuvo encerrado en un apartamento de París. Paesa hizo muchas cosas, casi ninguna buena.

-¿Su próximo proyecto?


-Con mi mujer, Ana Alkimim, adaptamos una nueva novela de la saga de Lorenzo Silva y hemos hecho Perdónalos, Señor, con Paz Vega. La historia de una monja que vuelve a su pueblo. Se rueda en Barbate.

-Paz Vega empezó en televisión de hija del Fary...


-La recuerdo de Siete Vidas.

-¿Hay vínculos con Onetti, el escritor uruguayo?


-Una vez vino a verme su nieta Andrea y me contó que somos parientes. Me encanta la genealogía. Es una familia italiana, un matrimonio de diez hijos, todos varones. Unos se quedaron en España, otros se fueron a América. Hay Onettis en Perú, Argentina y Uruguay. Mi hermano era igual que Onetti. El apellido es materno, de Lolita Onetti, mi madre.

-Lo adaptaron al cine...


-Los últimos años los pasó en la cama. Se excusaba ante la Reina, que lo invitaba al té en el Palacio Real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios