"Nuestros hijos aún han nacido con un pie en la era de Gutenberg"

-¿El libro impreso agoniza?

-Creo que no. Si el libro impreso surgiera en nuestra época, estoy segura de que sería un éxito. Su vigencia es plena.

-¿No hemos dejado atrás la galaxia de Gutenberg?

-Es verdad que hemos entrado en la nueva galaxia internet, pero ésta no es incompatible con la imprenta. Ambas convivirán mucho tiempo.

-¿Hasta la extinción de la primera?

-Cabe preguntarse qué harán nuestros nietos, o los que hoy tienen menos de seis años: qué soporte utilizarán más. Nuestros hijos han nacido en la ambigüedad, todavía con un pie en la era de Gutenberg.

-¿Cómo cree que evolucionaremos?

-Creo que el uso del formato digital prevalecerá en las consultas, y la narrativa recurrirá más al papel. Hoy por hoy, los nuevos soportes de lectura, como el libro electrónico, representan sólo un diez por ciento de todo lo editado.

-¿Usted ya tiene su e-book?

-Todavía hay pocos en el mercado y su uso es minoritario. Pero supongo que terminará llegando a todos.

-¡Caben hasta 800 libros en uno!

-Una barbaridad. El Amazón, en su librería virtual, tiene 270.000 referencias que puedes comprar y bajarte. Con un dispositivo de nada puedes tener a la vez 800 ó 1.000 libros.

-¿Y quién compite con eso?

-Los editores son conscientes de la situación, pero ya le digo que a la hora de publicar prevalece el papel. Las nuevas tecnologías, las redes sociales y el marketing 2.0 se utilizan mucho para las relaciones y venta de la producción.

-¿Estamos preparados para la transición?

-Hablo como editora. Pero todos los de la cadena, autores, ilustradores, bibliotecarios, libreros, traductores y el público lector estamos aprendiendo a convivir con internet. Nos tenemos que amoldar.

-¿No se sienten amenazados?

-El valor de un texto está en la creación y producción del contenido, que luego podrá ser transmitido al lector de muchas maneras. Y mi opinión es que el papel permite una lectura más lineal que el formato digital.

-¿Cómo nos condicionará la cultura del hipervínculo?

-La posibilidad de desplazarse por los contenidos es beneficiosa si se trata de aprender cosas en torno a un determinado tema. Pero, por otro lado, puede contribuir a que se pierda la profundidad de la lectura de obras de referencia. ¡La lectura de un autor tiene que ser completa!

-¿Internet determinará nuestra forma de pensar?

-Claro, porque la lectura nos condiciona desde pequeños. La palabra es fundamental para reconocerte a ti mismo y para ser persona. Afecta a la forma de pensar, proyectarte y relacionarte con los demás.

-Su ventaja es que abre todas las fronteras.

-Internet nos permite conocer y acceder a los contenidos que produce cualquier persona, en cualquier lugar del mundo. La dificultad está en discernir. Saber dónde está lo que necesitas y qué es lo bueno. Muchas veces te pierdes.

-¿El editor influye en las tendencias?

-No cabe duda, sobre todo en literatura, donde tienes más libertad que si se trata de libros académicos, técnicos o científicos.

-¿Manda la gran industria editorial?

-Las técnicas de marketing son cada vez más eficaces a la hora de introducir modas, y de hecho se hace. Pero en este mundo tan abierto, con tantos temas y autores, las reacciones del público sorprenden. Hay novedades que no tenían por qué tener éxito y lo tienen.

-¿Y qué se estila ahora?

-La novela histórica, los libros de autoayuda, los libros de viaje y aventuras. Se está volviendo a la historia y a las biografías de personajes, que se publican coincidiendo con efemérides de hechos históricos.

-¿Cuántos libros se imprimen aquí?

-En Andalucía había más de 16.000 títulos vivos en catálogo a finales de 2007. Y los editores privados andaluces produjeron 7,7 millones de ejemplares, con una tirada media de dos mil ejemplares.

-¿Hay inflación de títulos?

-Lo que pasa es que somos muchísimos. En España, el año pasado salieron 70.000 títulos nuevos. Esa producción tan masiva en un mercado como el nuestro es difícil de colocar. Nos peleamos por el espacio en las librerías.

-¿Y cómo lo consiguen?

-Tenemos que ser imaginativos para localizar al lector futurible y llegar a él con las nuevas herramientas.

-¿Han notado la crisis?

-Los tiempos que corren nos afectan a todos, pero el libro es un producto de ocio que da mucho juego. El público lo sabe y no le importa gastarse 20 euros. En España, las ventas de libros se mantienen. Puede que en 2009 bajemos algo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios