"De la lista de invitados depende el éxito o el fracaso de un evento"

-¿Quién se coloca delante, Chaves o Griñán?

-Por el decreto de Protocolo de las comunidades autónomas, tiene prelación el presidente de la Junta sobre los vicepresidentes.

-¿Y Rosa Aguilar consejera o alcaldesa?

-El alcalde es de todos el cargo más democrático.

-¿El protocolo es sangre azul en la prensa rosa?

-Hay una desvirtuación que yo llamo protocolo de las pamelas. Se han dado cuenta de que la organización de eventos deja muchísimo dinero y hay centros privados que con el pretexto del protocolo dan clases sobre colocación de cubiertos, sobre saludos. Eso no es protocolo. Es hostelería, urbanidad, etiqueta.

-¿Desde cuándo existe el protocolo?

-Desde que Napoleón inventa el Estado moderno. Su hermano, José Bonaparte, firmó en Aranjuez el primer manual de Etiquetas que existió en España.

-¿Quién nos enseñó a comer bien?

-Era la obsesión del ducado de Borgoña. Ellos inventan el tenedor. He tenido ocasión de ver el primer tenedor, que se conserva en el museo de Dijon. En Borgoña sabían que no eran los más ricos ni los más fuertes ni los más poderosos. Querían pasar por los más cultos y los más educados. Son pioneros en que no se hace ruido en las comidas, que no se manchan las manos. Carlos V heredó el ducado de Borgoña y con él ese ceremonial cuando es nombrado rey de España. Fue un choque con las adustas costumbres castellanas que se puso en práctica por primera vez en el banquete que Felipe el Hermoso dio en honor a sus suegros.

-En su libro Protocolo y organización de eventos menciona una lista de precedencias que durante tres siglos afectó a 28 reinos. Uno más que los miembros de la Unión Europea...

-Lo elaboró el maestro de capilla de Julio II, porque las principales pugnas se producían en los concilios. El rey de Suecia planteó un problema cuando se convirtió al protestantismo.

-¿El protocolo es de derechas?

-Hablar de protocolo sólo tiene sentido en un sistema democrático. El Antiguo Régimen no lo necesitaba. Se ordenaba solo. Se fueron dando pasos. El tratado de Westfalia proclama la igualdad entre los soberanos. El congreso de Viena, la igualdad entre Estados.

-¿Cómo se lleva el protocolo con la igualdad?

-Se utilizan criterios de méritos y de representación. José Saramago irá delante de Juan Eslava Galán porque tiene más méritos; el representante de Comisiones Obreras, delante del de UGT, porque tiene más afiliados.

-¿La Expo 92 en la que tanto trabajó cambió nuestras costumbres?

-Además de que nos familiarizó con las colas, cambió una cosa muy importante. Todo el mundo comprendió que siempre había alguien más importante que él. Fue una cura de humildad, al político de turno lo sentaban en la sexta fila porque en la primera había dos jefes de Estado y en la segunda dos premios Nobel.

-¿Rompió la mujer de Obama el protocolo al abrazar a la reina de Inglaterra?

-La frase rompió el protocolo es tan recurrente como la pertinaz sequía. El Rey no rompe el protocolo cuando le dice a Chávez por qué no te callas. Zapatero sí vulnera las normas básicas de protocolo y ceremonial al no levantarse ante la bandera de los Estados Unidos.

-Su capítulo sobre los listados de invitados hace pensar en Peter Sellers y El Guateque

-La elaboración de una lista de invitados suele ser el éxito o el fracaso de un evento.

-¿Los políticos son aplicados en el protocolo?

-El problema no son las autoridades, sino las personalidades. El problema es dónde pones al arzobispo, a la duquesa de Alba o a Curro Romero. Eso no está ordenado. Sería un autoritarismo terrible.

-¿Cuál fue la mejor escuela de protocolo?

-Los palacios y los castillos.

-Con dados juegan condados, escribía Góngora. ¿Mandan los nobles?

-En España no tenemos Corte. En Inglaterra sí. El único caso que se contempla es el de la Familia Real. El problema es la princesa de Asturias. Como un reflejo de la Constitución, en el decreto de Protocolo Letizia Ortiz no es nadie. Si va con el Príncipe ocupa el mismo lugar que su marido. El problema es cuando ella va sola. No tiene estatuto jurídico. La Reina Sofía sí lo tiene. La Reina María Cristina firmó la guerra de África porque su marido se murió cuando ella estaba embarazada de Alfonso XIII.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios