dolores montoya 'chispa'. Viuda de Camarón de la Isla

"Mi marido sigue siendo de los artistas que más venden"

Dolores Montoya 'Chispa'./Román Ríos Dolores Montoya 'Chispa'./Román Ríos

Dolores Montoya 'Chispa'./Román Ríos / román ríos9

-¿Cómo es el Año Camarón para La Chispa?

-Alegre y triste. Que todo el mundo lo recuerde de esta manera 25 años después de que se fuera es algo muy grande. Pero él no está aquí para verlo, y para mí eso es lo principal y lo que pesa más.

-Es usted una mujer joven, y más joven que era cuando se quedó viuda; sin embargo, parece que el lazo de su matrimonio no se ha deshecho. ¿Ser la viuda de Camarón ha pesado para hacer su vida?

-Es que yo no lo siento así, yo sigo enamorada de mi marido. Si no lo estuviera, pues mira... Yo respeto y veo bien a las mujeres que se separan o que se quedan viudas y rehacen su vida porque se sienten solas o lo que sea. ¡Claro que está bien!, pero es que yo quiero a mi marido y no me he sentido sola nunca, gracias a Dios, porque he tenido a mis hijos y a mi familia, y a él también, de alguna manera.

-De todos los actos que se están realizando por el 25 aniversario de su muerte, ¿alguno le ha hecho una especial ilusión?

-Pues el Congreso Camarón en San Fernando ha sido muy bonito porque hemos estado viendo y escuchando a tanta gente especial para José y han dicho cosas tan bonitas... Y eso que han faltado mucha gente por venir porque todo el mundo quería participar pero, claro, no se ha podido, así que yo creo que vamos a tener que hacer otro para que nadie se enfade (ríe). Pero además del Congreso, yo creo que el museo, que la buena noticia de que sale adelante pues es de lo más importante de este año.

-¿Sabe algo del contenido?

-Pues nosotros hemos dado muchas cosas y te reconozco que a mí me ha costado porque yo, al principio, era del pensar que sus cosas eran mías y no me quería desprender porque son mis recuerdos, ¿sabes?, pero después una se da cuenta que dónde iban a estar mejor que en un Museo porque en la casa se estropean y allí sé que van a estar bien cuidadas y conservadas.

"Yo respeto y entiendo a las personas que rehacen su vida, pero yo sigo enamorada de mi marido"

-¿Hay algo de lo que no se vaya a desprender?

-De algunas de las guitarras... Me recuerdan mucho a él porque tenía pasión con ellas; allá donde íbamos, allá que cargaba con ellas, aunque estuviéramos de viaje.

-¿Y en qué canción está él para usted?

-Es que todas son bonitas... Está Viviré, Dicen de mí... Y, bueno, Rosa María es muy especial porque es la que cantaba cuando lo conocí y nos hicimos novios.

-Lo primero que le enamoró de su marido...

-Fíjate, yo tenía 14 años, él me llevaba 9 a mí. Y yo no sabía quién era Camarón ni nada... A mí lo que me enamoró es que era distinto a los demás. De hecho, te digo que si yo no lo hubiera conocido no me hubiera casado tan pronto. A mí me encantaba estudiar. Pero lo conocí y lo elegí a él.

-¿Él era consciente de quién era y de lo que movía?

-Lo sabía perfectamente porque sabía mucho de cante. Él, cuando estaba trabajando, lo daba todo por su público, pero luego, y es lo que a lo mejor hay gente que no ha entendido, él quería ser una persona normal, bajar del escenario y que lo dejaran tranquilito, estar a su aire... Pero eso era muy difícil.

-¿Qué le quedó por hacer?

-Mucho... Pero sí te puedo decir en concreto que se quedó con las ganas de hacer un disco con guitarra y cante a palo seco, él quería volver a eso, pero no le dio tiempo.

--Revolucionó el flamenco, pero quiso volver atrás...

-Él era un creador, creó muchas cosas, en La Leyenda del tiempo y mucho más, Canastera... También te digo que hay canciones no se habrían escuchado si no las hubiera cantado él, por eso hay mucha gente que me dicen lo de los derechos de autores, que le hubiera pertenecido una parte de lo de la SGAE porque sin él no se hubieran hecho tan famosas esas canciones.

--Durante el Congreso de San Fernando, Pepe de Lucía le lanzó la idea de publicar unas grabaciones inéditas que él tiene de José. No sé si han hablado más de ese tema...

-Sí, lo comentó allí delante de la gente... Pero eso hay que hablarlo tranquilos, a ver qué pasa...

-¿Cómo era su relación con Paco de Lucía?

-Buena, muy buena, Paco era muy buena persona. Y yo quiero a los Lucía.

-¿Qué tal ese premio Ondas? ¿Recibe bien los reconocimientos tardíos?

-Fíjate, después de 25 años... Hombre, todo reconocimiento está bien, pero es que... Mira, mi marido sigue siendo de los artistas que más venden. Que hay gente que se bajan las canciones, claro, pero luego es de los artistas que la gente va a la tienda a comprar los discos, los recopilatorios, todo lo que sacan de él, porque la gente lo quiere tener en casa. Además los están escuchando niños chicos, de tres años, de cuatro, que lo escuchan, que me lo cuentan a mí las madres, y madres que no son gitanas, ¿eh?, que no sólo los gitanos escuchan a Camarón. Y les compran los discos, ahora que no se vende un disco, él los vende solito. Porque vende, por eso la gente siempre me viene con lo de los derechos...

-Es un tema, entiendo, complicado...

-Incluso me han llegado a decir que su caso podría haber servido para otros que han venido detrás, de gente que han hecho también que las canciones que cantaban sean aún más grande... Es que hay cosas... Como la película (Camarón) que la tengo embargada porque no me han pagado todavía y la están poniendo todo el día en la segunda cadena y en Canal Sur... No lo entiendo... Y no es el dinero, aunque haya quien se lo crea o quien no se lo crea... Son cosas de justicia, ¿no?

-La pregunta sin respuesta: ¿Quién era José?

-Un hombre generoso que no tenía nada suyo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios