El papa Carles

Carles Puigdemont. Deja atrás un reguero de cadáveres políticos, pero su futuro es aún peor: una orden de detención nubla su presunta investidura.

Un santurrón diabólico

Oriol Junqueras. El ex vicepresidente catalán esconde tras su bonanza un fanatismo irreductible y sus oraciones en Estremera iluminaron la reedición de la mayoría independentista.

Arrojo andaluz en tierra hostil

Inés Arrimadas. La jefa de la oposición corrobora el respeto ganado en dos años en la Cámara catalana con un triunfo incontestable en las urnas.

-->