La Asamblea de Madrid volverá a admitir invitados con condiciones

  • Entre otras normas, los asistentes no podrán efectuar manifestaciones de aprobación o rechazo, ni lanzar octavillas o exhibir pancartas.

La tribuna de invitados del hemiciclo de la Asamblea de Madrid volverá a albergar invitados en la sesión plenaria que se celebrará el jueves. Sin embargo, tras los episodios ocurridos el pasado 14 de mayo, los que quieran acudir tendrán ahora que aceptar varias "condiciones", como firmar un documento en el que confirmen que conocen las "normas de comportamiento" que figuran en el Reglamento de la Asamblea.

Después de que la presidenta de la Asamblea de Madrid, Elvira Rodríguez, suspendiera temporalmente la entrada de invitados a los plenos por los altercados que se vivieron en la sesión del 14 de mayo, cuando trabajadores de Iveco-Pegaso, BP-Solar y ArcelorMittal fueron desalojados del hemiciclo por sus protestas, la tribuna volverá a abrirse con "condiciones" para los invitados, que tendrán que firmar de manera individual "normas de comportamiento" que "son las que figuran en el Reglamento", según afirmó la portavoz socialista en la Cámara, Maru Menéndez. 

De hecho, la presidenta de la Cámara expuso en la Junta de Portavoces celebrada hoy las medidas que regirán a partir del jueves la presencia de ciudadanos en los plenos con el fin de garantizar el buen desarrollo de las sesiones, y que pasarán por "una mayor implicación del público y los grupos parlamentarios en el mantenimiento del orden en la tribuna". 

Así, los ciudadanos que asistan a los plenos tendrán que firmar un documento en el que confirmen que conocen las normas de comportamiento que tienen que mantener en la tribuna y de las que ya se les informa por escrito cada pleno, de manera que "no pueden alterar el normal funcionamiento de las sesiones". Además, deben evitar manifestaciones de aprobación o rechazo, así como el lanzamiento de octavillas y la exhibición de pancartas. 

"El incumplimiento de estas normas da lugar a su inmediato desalojo", informaron desde la Cámara, y explicaron que en el reverso del documento que los invitados tendrán que firmar figura el artículo 137.2 del Reglamento de la Asamblea, que señala a la presidenta como responsable del mantenimiento de la disciplina, el orden y la cortesía parlamentaria, y el 497 del Código Penal, que se refiere a la perturbación del orden en los parlamentos". 

El público cuyo comportamiento durante la sesión plenaria tenga como consecuencia su desalojo de la tribuna no podrá volver a acceder al recinto parlamentario durante la legislatura, según indicó la portavoz de IU, Inés Sabanés. Asimismo, a los grupos parlamentarios que hayan cursado sus invitaciones se les suspenderá la posibilidad de traer invitados durante dos sesiones plenarias. 

Los grupos parlamentarios mostraron opiniones divergentes ante la propuesta de la presidenta. Así, Sabanés y Menéndez destacaron el "carácter intimidatorio" que tiene el hecho de que haya una referencia al Código Penal en el documento que firmen los asistentes. Sabanés fue más allá y opinó que acudir al Código Penal y a la penalización da "muestras de la precariedad que se vive en la Asamblea" . Por su parte, Menéndez dijo que es un "recorte en posibilidades del acceso de los invitados a la tribuna". 

Mientras, el portavoz popular, David Pérez, dijo que se trata de una competencia de la presidenta, por lo que no van a opinar al respecto, pero esperó que las iniciativas sean "eficaces" para que "determinados grupos no hagan uso de las tribunas para fines políticos". Así, Pérez destacó que los hechos ocurridos en el pleno del 14 de mayo y que finalizaron con una manifestación a las puertas de la Asamblea y lanzamiento de tuercas y petardos fueron hechos "gravísimos" y un "atentado a la democracia y al orden". En esta línea, consideró que PSOE e IU "deben reflexionar" y tener estrategias "constructivas y no de acoso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios