Bermejo: "No dimito porque tengo que trabajar por este país"

  • El ministro de Justicia rechaza la petición del PP y asegura ser "consciente" de los problemas de la Justicia por "haberlos vivido durante más de 30 años".

Comentarios 67

El mismo día en el que se celebra la primera huelga de jueces de la historia de España, el PP ha pedido la dimisión del ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, una petición que él mismo ha rechazado, durante la sesión de control al Gobierno, asegurando que tiene que "trabajar" por España en un proyecto que, según dijo, llevará "hasta el final". Durante su intervención, Bermejo aseguró ser "consciente" de los problemas de la Justicia por "haberlos vivido durante más de 30 años", y asumió el precio que deberá pagar por esta situación.

Los populares han aprovechado la huelga y la reciente cacería de Bermejo junto a Garzón, para pedir la dimisión del ministro que contestó a estas sugerencias: "Yo no estoy atado aquí por nada personal, sino por un proyecto que voy a defender hasta el final y claro que no dimito porque tengo que trabajar por este país", dijo durante su turno en la agitada sesión de hoy en el Congreso.

El titular de Justicia se tuvo que enfrentar a tres diputados populares. Uno de ellos, Juan José Matarí, reprochó a Bermejo lo que calificó como "la situación crítica de la Justicia con dos millones y medio de asuntos sin resolver". "Es el peor ministro en 30 años, no es capaz de impulsar reformas, no le quiere nadie como interlocutor porque no propone, amenaza", añadió. "Dimita o no, usted está inhabilitado y es responsable del uso partidista de los fiscales a favor del PSOE y de su doble vara de medir", le recriminó el diputado popular, quien denunció en relación a la 'operación Gürtel' que a los "dirigentes del PP se les detiene con la mayor publicidad posible, se les metes en la cárcel y luego ya se verá".

Del mismo modo, el diputado Guillermo Mariscal cuestionó al ministro por las filtraciones en torno a esta operación anticorrupción. "Se está cometiendo delito a la vista de todos, se filtraron los sumarios y usted no ha hecho nada, ni ha perseguido el delito ni ha condenado las filtraciones", dijo.

Respondiendo a ésto, Bermejo criticó las filtraciones: "no deben producirse", aseguró, al tiempo que añadió que de "haberse producido deben ser investigadas cosa que está ocurriendo". No obstante cuestionó la existencia de filtraciones en torno a la 'operación Gürtel' ya que, según dijo, todos los medios de comunicación publican lo mismo. En este sentido y en tono irónico se refirió a una 'filtración masiva'. "No le hace pensar que estén todos tranquilos menos ustedes, no le hace reflexionar que ustedes tienen un lío dentro y es a ese lío al que tienen que poner coto", contestó a Mariscal quien antes le había descrito como "la escopeta del sectarismo con la que Zapatero dispara al PP".

En el debate también resultó malparado el alcalde de Las Palmas, Jerónimo Saavedra, el único cargo socialista que públicamente ha recomendó la dimisión del ministro por la "impresentable" estampa de la cacería. Bermejo cree que el regidor se "retrata" cuando también sostiene que los políticos no deberían dimitir por el mero hecho de ser imputados. 

Además, Bermejo contestó al dirigente del PP Federico Trillo que "no es el momento de la utilización de la munición gruesa sino de echar una mano e intentar sacar la justicia de donde está". "Dimita usted antes de que alguien le cuelgue como trofeo", le había espetado momentos antes Trillo, quien también le reprochó el colapso en la Administración de la Justicia y la poca inversión en medios materiales y económicos llevados a cabo por el Gobierno, "por debajo de la media europea". "De cada 100 euros que gasta el Ejecutivo, gasta en la Justicia cincuenta céntimos y tenemos ocho sistemas informáticos incompatibles entre si que explican muy bien el 'caso Mari Luz'", dijo Trillo al tiempo que recordó que "hoy es la primera vez en la democracia que hay una huelga de jueces".

Ante estas acusaciones, el ministro contestó que se le olvidó añadir "la huelga de Madrid", en relación a la reciente huelga de funcionarios de Justicia en la Comunidad de Madrid. A partir de ahí explicó que "el problema de la Justicia son 30 años de retraso" y añadió que "hasta hace unos días había un proyecto de modernización que era compartido". "Tenemos en el palmarés haber creado creado más plazas de jueces y fiscales, secretarios judiciales  y funcionarios que nunca, tenemos el presupuesto más alto que nunca, hemos duplicado la inversión, comparado con los que ustedes hicieron no hay color", añadió.

Bermejo aseguró ser "consciente" de los problemas de la Justicia por "haberlos vivido durante más de 30 años". "Sé el precio que hay que pagar para cambiar las cosas, cada vez que se intenta, surgen las resistencias de los cuerpos que se llama corporativismo", explicó.

"Hay que pagar el precio por empujar en la buena dirección", avanzó el ministro. Así, lamentó que "cuando se intenta que el Cuerpo Superior de Secretarios asuma unas funciones útiles de decisión, se ha encontrado con un grupo que quiere seguir en listas durante toda la mañana dando fe de lo que allí ocurra cuando puede ser filmado". 

En la misma línea, el ministro también hizo referencia al rechazo que genera el proyecto de otorgar un mayor peso al fiscal en la investigación penal y calificó la figura del juez instructor como "un juez sin garantías". "Y cuando se dice que los magistrados deben juzgar y hacer ejecutar lo juzgado siempre habrá algunos que querrán seguir con funciones administrativas, pero vamos a intentar cambiarlo y pagaré gustoso el precio", insistió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios