Condenada a 67 años y medio la etarra Ainhoa Múgica

  • Se la considera coautora de los delitos de homicidio, estragos terroristas y lesiones terroristas por ordenar el asesinato de un mosso d'Esquadra.

La histórica dirigente etarra Ainhoa Múgica ha sido condenada a 67 años y medio de prisión por ordenar el atentado atentado contra el Hotel Montecarlo de Roses (Gerona) el 17 de marzo de 2001 en el que murió un agente de los Mossos d'Escuadra, Santos Santamaría, y también resultaron heridos un policía local de Rosas y una ciudadana francesa. La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional  considera a Múgica coautora de los delitos de homicidio (30 años), estragos terroristas (15 años) y lesiones terroristas (22 años y seis meses). 

En total, 67 años y seis meses de cárcel, una pena que es ligeramente inferior a la que solicitó la Fiscalía, que pidió la etarra 75 años de cárcel. Además, el tribunal condena a Múgica a el pago de una indemnización de 300.00 euros para la familia del agente fallecido, la misma cantidad que pidió el fiscal.

El tribunal que preside Javier Gómez Bermúdez señala en su sentencia que la terrorista tenía "el dominio funcional" del atentado cometido en virtud de "su posición superior respecto a los que trasladaron y activaron el explosivo", los etarras Aitor Olaizola y Eider Pérez, que ya fueron condenados por estos hechos. Además, señala que todos los actos que llevó a cabo, tanto los preparatorios como los de aportación material a su ejecución, ponen de manifiesto que tenía capacidad no sólo para interrumpir el suceso sino, más relevante, para producirlo". 

La Audiencia considera probadas las reuniones de Múgica con otros dos terroristas en las que ordenó el atentado contra el Hotel Montecarlo. El coche bomba explotó a las 23:00 y acabó con la vida del policía autonómico, hirió a otro policía local y provocó daños en el hotel y en coches estacionados en la zona. "La aportación de Múgica como responsable del comando consistió en en encargar información sobre establecimientos hoteleros, en analizar la misma y seleccionar el objetivo, conseguir el explosivo y el vehículo, preparar dicho explosivo y alojarlo en la maleta del auto, y por fin, entregarlo a quienes trasladaron el coche, lo estacionaron en el lugar y activaron la bomba", señala el tribunal.

Durante el juicio, el pasado 15 de enero, Múgica se negó a contestar a las preguntas del fiscal, Miguel Ángel Carballo, pero sí quiso utilizar su última palabra para lanzar ante el tribunal su proclama etarra en euskera. "Nadie tiene el monopolio del sufrimiento, 20 años de cárcel no han valido para nada, 40 años de cárcel tampoco valen, luego vosotros mismos reconocéis que más cárcel no sirve para nada", afirmó Múgica que antes de ser interrumpida por el presidente del tribunal, juez Javier Gómez Bermúdez, aseguró que "el problema no se solucionará con las torturas ni con condenas largas".

En el proceso también estaba personada la Generalitat de Cataluña, que se adhirió a las peticiones del fiscal y la acusación particular de la familia Santos Santamaría, quien solicitó elevar la indemnización a 900.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios