Guardias civiles encapuchados denuncian la "represión" de Interior

  • La AUGC se declara víctima de una "feroz persecución" del Gobierno con expedientes y sanciones en detrimento de sus derechos laborales

Comentarios 1

Agentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) se presentaron ayer encapuchados ante los medios de comunicación encapuchados, "como en los años 80", para denunciar la "represión laboral" y "disciplinaria" que están recibiendo de las "altas jerarquías" del cuerpo y del Ministerio del Interior. No obstante, en mitad de la rueda de prensa se desprendieron de los pasamontañas como señal de "no tener miedo" a la hora de expresarse.

De esta manera, la organización policial "más numerosa" de España ha querido asemejar el sindicalismo clandestino que sufrían sus compañeros en los años 80 -"fueron encerrados en cárceles militares por un Gobierno del mismo signo que el actual"- con la "feroz persecución" a la que, según la AUGC, están sometidos en estos momentos.

En las últimas semanas, recalcaron, se han abierto expedientes disciplinarios a diez representantes de la asociación al igual que a otras organizaciones profesionales como, por ejemplo, la sanción impuesta al Presidente de la Unión de Oficiales, Francisco García Ruiz, por acusar al Ejecutivo central de tratarles "como terroristas".

Estos expedientes se suman a las más de 250 sanciones interpuestas, según la AUGC, desde que Zapatero llegó a La Moncloa en 2004. Un hecho que, a su juicio, es un "claro intento" del Ejecutivo y de los generales del Cuerpo de "sustituir" organizaciones representativas y democráticas por asociaciones "amarillas" o "verticales".

AUGC recordó también que los socialistas han sido los que han aprobado una Ley de Derechos y Deberes que reconoce, entre otros, el derecho de los Guardias Civiles a expresarse "libremente". No obstante, indicaron que aquel Gobierno de los años 80, que les condenaba por intentar "implantar" en el cuerpo organizaciones en defensa de sus derechos, llevaba en su programa electoral la "promesa" de desmilitarizar la Benemérita.

"Este Gobierno no sólo está incumpliendo el desarrollo de la Ley de Derechos y Deberes, si no que, lejos de esta obligación, está llevando a cabo una feroz persecución que parece buscar a toda costa una involución de estos derechos. Y lo hace en contra de reiteradas sentencias que reconocen nuestro derecho a expresarnos libremente con las exclusivas restricciones que imponen la Constitución y nuestro deber de neutralidad política", enfatizaron.

La AUGC y la Unión de Oficiales (OU) se manifestaron el pasado 18 de septiembre en Madrid para reclamar el establecimiento de una jornada laboral en idénticas condiciones que la del Cuerpo Nacional de la Policía y la unificación de escalas de oficiales. Además, reclamaron un sistema de turnos similar y la mejora general de las condiciones profesionales de la Benemérita.

Según la AUGC, esa manifestación fue lo "suficientemente contundente" como para que el Ministerio del Interior se pusiera en contacto con ellos, aunque "no ha sucedido". Exigen unas "condiciones dignas" de trabajo y el abandono de los "abusos de carácter militar" y subrayan que no están pidiendo "ni aumentos de sueldo", ni "tampoco" la "desmilitarización" de la Benemérita.

"No podemos seguir siendo los que más horas trabajen y los que menos cobren", insisten, para denunciar que la Dirección General de Tráfico trabaja en "base" a lo que tiene que recaudar en lugar de "prevenir accidentes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios