Hallan un coche en Salamanca con el anagrama de ETA en una fiambrera Un juez ordena retirar dos placas en honor a un jefe etarra

  • Los terroristas activaron el temporizador para incendiar el coche, pero falló el detonador Punto final al reconocimiento a Argala del Ayuntamiento vizcaíno de Arrigorriaga

Agentes de la Policía Nacional localizaron ayer en las inmediaciones de la frontera entre Salamanca y Portugal un vehículo abandonado en cuyo interior se halló una fiambrera con el anagrama de ETA. Los terroristas que supuestamente abandonaron el coche intentaron incendiar el vehículo, ya que activaron el temporizador, aunque les falló el detonador, según informó a Europa Press fuentes de la investigación.

El coche portaba matrículas portuguesas correspondientes a otro vehículo y tenía en su interior una olla y diverso material eléctrico. A falta de una inspección más exhaustiva no se habían encontrado explosivos, según fuentes de la lucha antiterrorista, que informaron a Efe de que el coche podría llevar abandonado un tiempo.

Es el caso del zulo descubierto el martes en Ordizia. La Ertzaintza encontró pasamontañas, pelucas, manuales de la banda, detonadores, una pistola, munición, una granada y ocho kilos de dinamita. Dado el mal estado en el que se encontraban -escondidos en un bidón medio enterrado- y el peligro que entrañaba su traslado, la Policía Autónoma vasca procedió ayer a detonarlo.

El zulo estaba abandonado desde hace décadas y guardaba en su interior unos ocho kilos de dinamita francesa caducada, según fuentes de la investigación, que apuntaron que había quedado al descubierto tras las intensas lluvias de las últimas semanas y que no se utilizaba desde hace al menos 20 años.

La Policía localizó el 14 de enero otro zulo de ETA en Zegama, que también estaba abandonado y contenía 15 kilos de Titadyne. A diferencia del hallazgo casual del zulo de Ordizia, la localización del de Zegama fue posible gracias a la documentación intervenida en mayo de 2005 al etarra José Segurola Querejeta, entonces lugarteniente del jefe de los comandos de ETA, Garikoitz Azpiazu, Txeroki.

El Ayuntamiento de Arrigorriaga (Vizcaya) ha retirado de la plaza consistorial las dos placas con el nombre de Argala, ex dirigente de ETA asesinado en 1978, después de que un auto del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 5 de Bilbao le instara a ello con "carácter inmediato".

En este dictamen, la juez acepta una medida cautelar solicitada por la asociación Dignidad y Justicia, que denunció al consistorio de Arrigorriaga por mantener una plaza con el apodo del ex dirigente de ETA natural de esta localidad, José Miguel Beñarán, Argala, quien fue asesinado por el grupo de ultraderecha Batallón Vasco Español.

El alcalde de Arrigorriaga, Alberto Ruiz de Azúa (PNV), fue imputado en junio de 2008 tras una querella de Dignidad y Justicia por el mantenimiento del nombre de esta plaza. La querella fue admitida a trámite por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, si bien luego fue archivada, al desestimarse que, con esa denominación de la plaza, incurriera en un delito de humillación a las víctimas de ETA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios