España

El PP llama "cobarde" a Touriño por negarse a un cara a cara

  • El líder del PSOE gallego apuesta por la "economía del conocimiento" y Quintana acusa a Feijóo de contradecirse por aceptar un debate a tres bandas en la COPE.

Comentarios 8

Tanto el líder del PP Gallego, Alberto Núñez Feijóo, como el nacional, Mariano Rajoy, insistieron en llamar cobarde al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, por no atreverse a comparecer en un cara a cara con el candidato popular. En respuesta, el vicesecretario general del PSOE, Pepe Blanco, advirtió de que lo peor que podría suceder en Galicia es la victoria de Feijóo, ya que se convertiría en el "nuevo ariete" de Rajoy contra el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero. Mientras, Touriño mostró su apuesta por la "economía del conocimiento" frente a la construcción. Por su parte, el líder del BNG, Anxo Quintana, acusó a Feijóo de contradecirse al aceptar un debate a tres bandas en la COPE, cuando se niega a uno en la TVG.

Núñez Feijóo, preguntado por la prensa, interpretó que el líder del PSOE gallego "no se atreve" a tener un cara a cara con él, por lo que le solicitó que "no sea cobarde". Después de que desde TVG le dieran de plazo hasta hoy para confirmar si acudirá al debate a tres bandas, el líder del PP gallego volvió a insistir en que la condición básica es que se deben producir además debates bilaterales "por responsabilidad". Así, volvió a tachar de "teatrillo amañado" la propuesta de la TVG y consideró que la negativa de Touriño a acudir si Feijóo rechaza la invitación prueba que "querían un debate de dos contra uno".

En este sentido, retó a Touriño a decir "cuándo y en qué canal" quiere que se produzca este cara a cara y, a continuación, hizo el mismo llamamiento a Quintana. "Allí estaré", dijo para garantizar su disposición a debatir. En su opinión, "lo que quieren realmente" tanto socialistas como nacionalistas es tener "el doble de tiempo" en la televisión autonómica y, frente a esto, defendió un debate "proporcionado". Al margen de esto, Feijóo aseguró que el PP está "tranquilo" para las autonómicas y, frente a esto, situó al PSOE que, según censuró, traerá a Galicia "por tierra, mar y aire" la próxima semana "a todo el Gobierno central". También se fijó en que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, volverá a la comunidad "a pesar de que al principio no iba a intervenir en la campaña gallega". 

En el mismo sentido se mostró el presidente del PP, Mariano Rajoy, que consideró "una cobardía" que Touriño "se niegue a debatir" con Feijóo si no es "con su muleta" del BNG, en referencia al vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana. Durante una visita a Orense, Rajoy destacó que el único debate sería "entre Touriño y Feijóo", ya que, en su opinión, "existen dos candidatos" en los comicios, por lo que "no tiene sentido que se impida la celebración del debate bilateral.

Por otro lado, el líder popular destacó que los compromisos de su formación de ganar las elecciones se centrarían en "solucionar" la crisis económica, la creación de empleo, la inversión en infraestructuras, aumentar la exigencia en educación, así como crear "un Gobierno cohesionado". Asimismo, propuso una vuelta a la austeridad, y consideró "inadmisible" las "polémicas con coches, sillas y mojitos" del bipartito.

En respuesta, el vicesecretario general del PSOE, el gallego Pepe Blanco, advirtió de que "lo peor que le podría suceder a Galicia" es que llegara al Gobierno Feijóo y su equipo, que ya "están amenazando con ser el nuevo ariete" de Mariano Rajoy contra Zapatero. "Con la caída en desgracia por culpa de los escándalos de Aguirre y Camps, Rajoy busca un fiel monosabio que pueda utilizar su posición institucional para desafiar al Gobierno de Zapatero", afirmó, refiriéndose a la presunta trama de corrupción por parte de empresarios vinculados al PP de Madrid y Valencia.

En su texto, Blanco llama a la movilización y a "acudir a votar", argumentando que a Galicia "le ha ido bien con la colaboración" de Zapatero y el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, "más allá de las opciones políticas". "No lo estropeemos", advirtió, argumentando que "Galicia no puede permitirse caer de nuevo en la desidia a la que algunos la llevaron". Frente a la "colaboración" entre Zapatero y Touriño, el 'número dos' del PSOE acusó a los 'populares' de utilizar las instituciones donde gobiernan "para hacer frente al Gobierno de España" y "para intentar desgastar al Gobierno de Zapatero".

Por su parte, el secretario general del PSG y candidato a la reelección como presidente de la Xunta, Pérez Touriño, se comprometió a que "en los próximos años" la investigación alcanzará el 2 por ciento del PIB gallego, con el fin de que la comunidad "pase de la economía del ladrillo a la del conocimiento". En un encuentro con representantes de las tres universidades gallegas, el dirigente apostó por "involucrar" al sector empresarial en la financiación de las universidades y del sector de la investigación e innovación. 

"La universidad, el saber, es el motor del avance en el mundo", ensalzó Touriño, quien enfatizó su intención de "apostar por el conocimiento, la tecnología y la innovación como valores de competitividad" con el objetivo de "ganar espacio" en la economía mundial. "Ése debe ser el camino para que Galicia avance en bienestar e igualdad", proclamó. Para finalizar su intervención, el líder gallego aseguró que, si vence en los próximos comicios del 1 de marzo, su primera llamada será a los rectores de las universidades gallegas.

Mientras, el candidato del BNG, Anxo Quintana, censuró las contradicciones de Feijóo, después de que éste hubiera confirmado su asistencia a "un debate a tres bandas" en la cadena COPE, y que sin embargo no cierre su intervención en la TVG. Sin embargo, el debate de la emisora privada no se llevará a cabo, después de que el PSG rechazara la invitación, aunque en la COPE trabajan para que se produzca un debate entre Feijóo y Quintana. Asimismo, el líder del BNG solicitó a su homólogo popular que acuda a la cita en la televisión autonómica. "Espero que no se esconda y vaya", aseveró el político nacionalista, quien recordó que en las elecciones generales los tres líderes debatieron y ahora "se les debe" a los ciudadanos. 

Por ello, concluyó que "tiene miedo y prefiere la campaña de la mentira", de lo que se deduce que busca un "país sin transparencia y sin democracia". "Galicia no merece un presidente con cobardía política", sentenció. El candidato nacionalista reiteró que irá "a todos los debates" a los que se convoque, porque no acepta "excusas de mal pagador", y declinó decir "lo que tienen que hacer los demás", preguntado sobre si la televisión pública debe mantener la convocatoria.

Por último, Quintana consideró que todos los controles para evitar votaciones "irregulares" en la emigración "no están de más", pero reclamó "no dar vueltas a esta cuestión". "No están de más (las medidas de control) pero no deben darse vueltas a un asunto tan lastimoso" como es la "limpieza del voto emigrante", que afecta a más de 300.000 personas censadas en la emigración con derecho a sufragio en las próximas autonómicas, subrayó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios