Elecciones europeas

El PSOE reta al PP a que presente una moción de censura tras las europeas

  • El PP exige a Zapatero que se someta a una moción de confianza en el Congreso tras superar en más de 600.000 votos al PSOE, que desafía a Rajoy a erigirse como alternativa con una moción de censura

Comentarios 135

El PP ha sido el más laureado (6.615.015 votos) y la abstención (54%) ha vuelto a hacer estragos. Nada nuevo bajo ese sol que tan poco calienta de las elecciones europeas, aunque una nube cargada de zozobra se ha posado sobre el PSOE mientras el triunfalismo brilla cegador en el primer partido de la oposición.

No es para menos: Mariano Rajoy se llevó una gran alegría el pasado 1 de marzo al resucitar el PP su mayoría absoluta en Galicia y al consagrarse como bisagra del portazo a la hegemonía del PNV en el País Vasco, pero el triunfo del domingo tiene carácter nacional y ha dado alas a los populares, que tienen que remontarse a la mayoría absoluta de Aznar en las generales de 2000 para recordar tamaño gustazo y que ya han empezado a fantasear con el cambio político en España.

El Comité Ejecutivo Nacional del PP analizará hoy al detalle los resultados del 7-J, unos comicios en los que ha obtenido 600.000 votos más que el PSOE y que han dejado planchados a todos los que esperaran que los trajes de Camps pasaran factura: si no querías café, ahí tienes dos tazas, que los populares han sido los más votados en 11 comunidades autónomas y precisamente en Valencia o en Canarias -donde su presidente autonómico, José Manuel Soria, también ha estado imputado por cohecho- pues han arrollado. Pese a los tejemanejes del caso Gürtel, el PP obtuvo hasta el 52,30% de los votos en Valencia, quince puntos más que los estupefactos socialistas.

Y en Madrid -donde también se pasea el fantasma de la financiación irregular del partido y la trama cainita de los espías-, la diferencia fue de 300.000 votos a favor de los populares.

Con este estado cosas, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, proclamó ayer que su partido se ha revelado como alternativa de gobierno para parar los pies a la crisis y afirmó que "está claro" que los españoles ya no se fían del capitán del barco, por lo que emplazó al presidente del Gobierno a someterse a una cuestión de confianza. Un mecanismo éste en el que el presidente del Gobierno debe preguntar al Parlamento si cuenta con respaldo para seguir en la brecha. Precisa una mayoría simple (ser el más votado) que de no lograr le abocaría a convocar elecciones.

Pero toda esta tormenta perfecta que colige el PP para el asalto al poder se desarrolla en un vaso de agua a ojos de los socialistas. Así, su secretaria de Organización, Leire Pajín, subrayó que esa "derrota espectacular" que algunos auguraban el 7-J no llegó y achacó la pérdida de 200.000 votos respecto a las europeas de 2004 a la desmovilización de su electorado y al impacto de la crisis. Pero, según Pajín, las lecturas en clave nacional están de más e instó al PP a dejar de ponerse estupendo y tenga redaños para presentar una moción de censura. Un mecanismo al que la Constitución confiere, paradójicamente, un carácter constructivo, pues debe contar con un candidato alternativo que debería obtener una mayoría absoluta del Congreso para prosperar. El malestar con Zapatero crece a diestro y siniestro, a derecha e izquierda, y su entente con el PNV se fue al garete, pero esperar que la izquierda o los nacionalistas hagan de costaleros de Rajoy camino de La Moncloa se antoja descabellado. De momento, Izquierda Unida y CiU ya le advirtieron ayer al PP que no cuente con ellos, aunque el portavoz de la federación catalana en la Cámara Baja, Josep Antoni Duran Lleida, animó a los populares a presentar la moción de censura aunque la pierdan.

No llegará la sangre al río, pero el PSOE tiene claro que los ciudadanos le han sacudido la pechera y que hay que broncear ese marchamo de ganador de Zapatero que palidece a marchas forzadas con la crisis. El líder socialista advirtió ayer a la Ejecutiva Federal del partido que "hay que tomar nota" del tropezón aunque descartó alterar la estrategia económica y recordó que los resultados del PSOE han sido de lo mejorcito de los socialistas europeos. El que no se consuela...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios