Rabat impide la entrada a una periodista del Grupo Joly que iba a pasar unas vacaciones

  • La redactora llegó a Marraquech desde Sevilla, estuvo retenida unas horas y la mandaron a Gerona

Comentarios 9

El mero hecho de dedicarse al periodismo le bastó a la Policía marroquí para impedir ayer la entrada al país a una periodista del diario Granada Hoy, una de las nueve cabeceras del Grupo Joly, que tenía intención de pasar unos días de vacaciones en el país vecino.

La periodista y su marido salieron sobre el mediodía de ayer en un vuelo Sevilla-Marraquech que habían reservado en el mes de julio, al igual que las tres noches de hotel que pretendían pasar en la ciudad, según comentó su familia. Al llegar al aeropuerto de Marraquech, el marido presentó el pasaporte, rellenó los papeles del visado y entró con normalidad al país, pero cuando le tocó el turno a la periodista, su dedicación laboral fue entendida por la Policía marroquí como una amenaza, ya que le retuvieron el pasaporte y la dejaron en una sala acompañada por varios agentes y sin poder ver a la persona que viajaba con ella.

Los policías le informaron de que no podía entrar en el país, por lo que debía volver a España en el primer vuelo que salía desde ese aeropuerto hacia uno español, que resultó ser el de Gerona.

Según señaló la periodista desde la sala en la que estaba retenida, durante las primeras horas no le dejaron tener contacto personal con su marido, que la esperaba en el aeropuerto mientras ella seguía retenida en la sala policial, aunque en ningún momento le retiraron el teléfono móvil, con el que sí que pudo contactar con su marido, con su familia y con este periódico.

Durante su estancia en la zona de aduana del aeropuerto marroquí estuvo siempre acompañada por varios policías marroquíes, ninguno de los cuales hablaba otro idioma que no fuera el árabe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios