Rajoy insta al Gobierno a hablar a "calzón quitado" con las autonomías

  • El PP garantiza su lealtad para contribuir a la reducción del déficit desde las instituciones que gobernará, aunque insiste en que la obligación clave corresponde al Ejecutivo.

Comentarios 16

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha invitado al Gobierno a hablar de la realidad de las cuentas públicas de las comunidades autónomas, en especial de los niveles de déficit y de deuda, "a calzón quitado", pues si así lo hace, contará con la lealtad institucional de su partido. Rajoy ha propuesto, de hecho, que se convoque con urgencia un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que apruebe "los planes actualizados" de reducción del déficit de las comunidades con el mayor respaldo posible, ya que así, según su opinión, será viable cumplir el objetivo de este año marcado por el Gobierno en consonancia con las exigencias de la UE.

La situación financiera de las autonomías es un asunto que preocupa mucho a los populares, pero este lunes, en la reunión de la Junta Directiva Nacional, ningún dirigente ha hecho alusión a contextos particulares. Por ejemplo, según indican fuentes que han asistido a la Junta, María Dolores De Cospedal no ha comentado nada sobre las finanzas de Castilla-La Mancha. Es precisamente esta comunidad la que ahora genera más polémica después de que el secretario general del partido en la región, Vicente Tirado, dijera el viernes que la economía autonómica prácticamente se encuentra en quiebra.

Pero este lunes ni Cospedal ni ningún dirigente regional del PP se han referido en la reunión interna de la organización a la salud financiera de las comunidades, si bien algunos de ellos sí han comentado la cuestión al término de la Junta, como el coordinador económico de los populares castellanomanchegos, Marcial Marín, de nuevo para denunciar el alto índice de deuda de la comunidad. Tampoco, añaden las fuentes, ha habido debate interno sobre la continuidad de Cospedal en la Secretaría General, una decisión que ya habían adoptado Rajoy y ella antes incluso de la campaña del 22-M y que, tras los comicios, y pese a la victoria, sigue intacta.

La compatibilidad de cargos de la presidenta electa de Castilla-La Mancha no termina de convencer a muchos dirigentes del PP, aunque la acatan, como han reconocido algunos de ellos. No habrá siquiera un coordinador que ayude a Cospedal en sus funciones en Génova ni, de momento, un director de campaña. Ese nombramiento ha preferido posponerlo Rajoy a septiembre, han revelado diversas fuentes consultadas.

Lo que sí ha decidido el presidente del PP, después de hablar con su dirección y con sus barones, es aplazar a 2012 el congreso nacional que tocaba celebrar este año. La prioridad, ha explicado Rajoy ante la Junta, es preparar las elecciones generales y "no caer en líos internos con la que está cayendo" en España. Según ha señalado, después del "resultado histórico" del 22-M, "ha llegado el momento" de ofrecer a la ciudadanía el "mejor programa" posible con el fin de consolidar un gran proyecto reformista y un plan nacional de recuperación económica, de regeneración del poder público e institucional y de prestigio internacional.

Para ello ya hay un calendario: se celebrará una intermunicipal en Sevilla a finales de mes, una interparlamentaria en Toledo a mediados de julio y una gran Convención programática nada más comenzar el otoño. Mientras el PP se vuelca en el diseño de un programa reformista centrado en los ciudadanos, el actual Gobierno "ha entregado toda su agenda a los intereses tácticos" de Alfredo Pérez Rubalcaba, "olvidando que la situación económica hace necesario un cambio de rumbo", ha denunciado Rajoy. Y ha sentenciado acto seguido: "Cuanto más tiempo se mantenga esto, peor para España y para los españoles".

Rajoy ha subrayado que tanto él como el PP pueden gobernar ya y que así lo van a hacer desde las comunidades autónomas en las que han llegado al poder. La actitud de los ejecutivos populares consistirá, ha afirmado, en "contribuir desde las instituciones, en lo que las toque, a reducir el déficit público" a pesar, según ha matizado, que "la responsabilidad más importante" en ese empeño es del Gobierno. Ha pedido al Ejecutivo que convoque no sólo un Consejo de Política Fiscal y Financiera, sino también todos los cónclaves de cooperación regional y local que estén a su alcance, incluida la Conferencia de Presidentes, para actualizar los planes de combate del déficit. "Se puede cumplir el objetivo de déficit este año si todos somos leales. El PP lo será, y si el Gobierno habla a calzón quitado y dice las cosas claras, el PP estará ahí", ha concluido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios