Rajoy cierra la puerta al pacto fiscal para Cataluña

  • Mas anuncia "decisiones" en una semana tras una reunión que no ha ido bien" porque el Gobierno "no tiene margen". El Ejecutivo ve el pacto "incompatible con la Constitución". Miles de personas piden en Barcelona a Mas que sea "valiente" y conduzca a Cataluña hacia la independencia.

Comentarios 107

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha dado por cerrada una etapa tras la rotunda negativa del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, al pacto fiscal para Cataluña, y ha preparado el terreno para un adelanto electoral que se podría concretar la próxima semana. Las dos horas de entrevista en el Palacio de la Moncloa entre Mas y Rajoy sólo han servido para certificar la gran distancia que separa los planteamientos de ambos y la apelación del presidente del Gobierno a la Constitución como freno a propuestas que no tienen cabida en ella.

"Esto no ha ido bien". Con esa frase ha resumido Mas en la rueda de prensa que ha ofrecido en la delegación del Gobierno catalán en Madrid (renunciando a celebrarla en Moncloa) el desarrollo de la reunión, sobre la que, sin embargo, ambas partes han coincidido en que ha transcurrido en un ambiente cordial. En ella Rajoy ha ofrecido diálogo y colaboración "franca y leal" y ha garantizado que revisará el modelo de financiación autonómica, tras las quejas sobre el mismo que llegan desde diversas comunidades, con la intención de reformarlo en la presente legislatura. Pero el rechazo al pacto fiscal ha sido total por parte del presidente del Gobierno, quien ha advertido a Mas de que la inestabilidad que suscitan determinadas iniciativas políticas es un factor muy negativo a la hora de recuperar la confianza que exige la salida de la crisis.

En una sala abarrotada de periodistas en la que el propio Mas se ha sentido desbordado y ha pedido calma a los fotógrafos para que hicieran su trabajo lo mejor que pudieran, "sin prisas", el presidente, en catalán y castellano, ha anunciado que tras el "no" de Rajoy, se tomarán "decisiones". Algo que ha pospuesto para la próxima semana en el debate de política general que celebrará el Parlamento catalán. A su juicio, ahora toca hacer una "profunda reflexión, serena y positiva" por parte de todos los partidos en el debate que se inicia el martes en Cataluña. Aunque no ha querido adelantar en qué consistirán esas decisiones, parece previsible el anticipo de las elecciones autonómicas, algo que la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, le ha pedido expresamente que no haga "en aras de la estabilidad".

Mas ha comentado que no habló con Rajoy de elecciones anticipadas y en ningún momento se lo planteó: "Ha sido muy respetuoso". "Es un día triste", ha dicho Artur Mas, quien, sin embargo, ha apostado por convertir la "decepción" en "ilusión y un compromiso de futuro". Además, ha incidido en que se ha perdido "una oportunidad histórica" entre Cataluña y el resto de España una vez que el pacto parece no tener recorrido ni con el Gobierno ni con los partidos.

Ha informado de que Rajoy le había transmitido que el resto de partidos nacionales también se oponen a un pacto fiscal. Aunque no han hablado en concreto del PSOE (con cuyo líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha conversado Rajoy para comentarle el desarrollo de su entrevista con Mas) sí ha precisado que, "digan lo que digan los socialistas catalanes, la respuesta del socialismo español al pacto fiscal es no".

En cuanto a las reivindicaciones soberanistas de Cataluña, Mas ha sido tajante y ha asegurado que, en su opinión, en España "se está cometiendo un error y la Constitución se está releyendo en clave centralista". El presidente catalán no quiere hablar de rupturas, "se tome la decisión que se tome en los próximos días, semanas o meses" y ha insistido en que cualquier decisión que se adopte será en el marco "natural" de la Unión Europea y del euro.

El líder catalán ha hecho hincapié en que Cataluña no puede seguir igual que en los últimos treinta años, pero cualquier planteamiento será en el marco europeo y dentro de un escenario de "normalidad democrática y pacífica. No nos hemos vuelto locos". Mas ha reconocido que hay "inestabilidad" en Europa, pero ha dicho que no por ello tiene que "sumergirse, como si no existiera". "Cataluña no puede ser subyugada, ni callada", ha explicitado antes de reiterar que el sentimiento de nación que tienen los catalanes no se puede anular por un texto constitucional. Y ha aprovechado para insistir en que no se siente aludido por la carta del rey previniendo sobre "quimeras" porque él no plantea ninguna.

Rajoy ofrece diálogo pero ve incompatible el pacto fiscal con la Constitución

El jefe del Gobierno ha ofrecido a Artur Mas colaboración "franca y leal", y le ha garantizado que revisará el modelo de financiación autonómica, pero le ha advertido de que su propuesta de pacto fiscal no es compatible con la Constitución. La posición del Gobierno tras la entrevista de dos horas entre Rajoy y Mas se ha hecho pública mediante un comunicado en el que se asegura que el presidente del Gobierno ha escuchado atentamente los planteamientos de su interlocutor y que la entrevista se ha desarrollado "en un clima de respeto y cordialidad institucionales".

Ha reconocido los problemas que afectan a Cataluña, pero se ha opuesto a la propuesta de pacto fiscal porque considera que no tiene cabida en la Constitución "que todos los gobernantes están obligados a cumplir y hacer cumplir". Es más, ha planteado que muchos ciudadanos de Cataluña y sus representantes políticos comparten la opinión de que dentro de la Constitución hay mejores modelos de financiación para salir de la crisis, financiar los servicios públicos y garantizar la cohesión social.

El presidente del Gobierno ha señalado que el actual sistema de financiación fue promovido y aprobado en el año 2009 por la Generalitat y ha reconocido que son bastantes las comunidades autónomas que están denunciando los defectos de su diseño. Por ello, ha confirmado que va a evaluarlo y a instar a su revisión para que entre en vigor en la presente legislatura, y ha invitado a Artur Mas a colaborar activamente en ese proceso. Un proceso que, dada su complejidad, ha considerado que no puede abordarse desde una posición inflexible, sino desde "un diálogo sereno y constructivo". "Ésta es la fórmula prevista constitucionalmente para abordar los indudables problemas que hoy tiene la financiación autonómica. Otras fórmulas que cuestionen el marco constitucional -señala el comunicado del Ejecutivo- sólo pueden ser decididas por el conjunto del pueblo español representado en las Cortes Generales".

Se ha mostrado dispuesto el presidente del Gobierno a avanzar en una colaboración "franca y leal" mediante un diálogo "sensible" a la diversidad de Cataluña y de España pero siempre respetuoso con el marco legal, que ha recordado que es el primer requisito de actuación de cualquier gobernante. Mariano Rajoy ha recalcado ante Mas su convicción de que la gravísima situación actual se superará desde la corresponsabilidad y la cohesión, nunca desde la división o la inestabilidad institucional.

Esa inestabilidad que suscitan determinadas iniciativas políticas ha considerado que es un factor muy negativo a la hora de recuperar la confianza que exige la salida de la crisis. En esa línea, ha explicado que todos los gobernantes de las diversas administraciones están exigiendo a los ciudadanos enormes esfuerzos para hacer frente a las dificultades y no deberían añadirles más complicaciones ni preocupaciones. "Todos los españoles están unidos en su determinación de superar la crisis y todo lo que nos distraiga de ese empeño colectivo perjudica al interés general", ha señalado.

El encuentro, según el Gobierno, ha servido para analizar la situación general de la economía, los compromisos europeos de España y las especiales dificultades que, al igual que otras administraciones, atraviesa Cataluña. En ese contexto, Rajoy ha valorado el esfuerzo que están haciendo todas las administraciones para reducir el déficit y ha recordado los instrumentos diseñados por el Gobierno para ayudar a Cataluña y al resto de comunidades a solucionar sus problemas de liquidez. Entre ellos, el Fondo de Liquidez Autonómica, al que, según el Gobierno, Mas ha reiterado su intención de acogerse para hacer frente a próximos vencimientos por un importe superior a los 5.000 millones de euros. Con esta cantidad, recuerda el Ejecutivo, el importe de las medidas de apoyo y asistencia financiera de las que se ha beneficiado la Generalitat a lo largo de este ejercicio rondarán los 11.000 millones de euros.

Rajoy ha invitado a Mas a trabajar en el objetivo común de superar la crisis económica y crear empleo, y ha reconocido el esfuerzo de muchos ciudadanos catalanes al bienestar del conjunto de la nación, un esfuerzo de solidaridad que ha recordado que es compartido con muchos ciudadanos de otras comunidades.

Varios miles de personas exigen a Mas "valentía" para lograr la independencia

Varios miles de personas, unas 4.000 según la Guardia Urbana, se han concentrado en la plaza Sant Jaume de Barcelona, frente al Palau de la Generalitat, para exigir al presidente catalán, Artur Mas, que sea "valiente" y conduzca a Cataluña hacia la independencia. Horas después de que Mas se reuniera en La Moncloa con Mariano Rajoy, la Asamblea Nacional Catalana (ANC), organizadora de la manifestación de la Diada, ha convocado una concentración independentista en la plaza Sant Jaume.

También las juventudes de CDC han convocado en el mismo lugar para hacer un recibimiento a Mas a su vuelta de Madrid. El presidente y ha llegado en su coche oficial, ante los gritos de "independencia" de los simpatizantes. La plaza se ha ido llenando de banderas independentistas y senyeres, pancartas de las juventudes convergentes con lemas como "Todos con el presidente" o "Catalonia is not Spain", mientras que la ANC ha desplegado la pancarta que presidió la marcha del 11 de septiembre, con el eslogan "Cataluña, nuevo Estado de Europa".

Mas ha salido, acompañado de su esposa, Helena Rakosnik, por la puerta principal, momento en el que en la plaza se escuchaba el grito de "Mas, sé valiente, Cataluña independiente". Una vez ya en el interior del Palau de la Generalitat, Mas ha realizado una breve declaración a TV3 sobre la concentración en su apoyo: "Es una demostración de que el país está vivo y tiene mucha ilusión". Por su parte, la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, ha declarado a los medios que "esta manifestación es un recordatorio a Mas de que el pueblo espera que inicie ya el camino hacia la independencia", y ha celebrado que el presidente catalán se haya "comportado como un jefe de Estado" al comparecer en la delegación del Gobierno catalán en Madrid, y no en la misma Moncloa, tras su encuentro con Rajoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios