Estado de la nación

Rajoy insistirá en el adelanto electoral para evitar más reformas "chapuza"

  • La economía copará la intervención del líder del PP en el debate del estado de la nación, en el que no influirá que Rubalcaba sea ahora el candidato.

Comentarios 14

El líder del PP, Mariano Rajoy, insistirá en el debate sobre el estado de la nación en la conveniencia de que José Luis Rodríguez Zapatero convoque elecciones anticipadas, ya que España no puede permitirse las "chapuzas" de reformas que el Gobierno abandera para salir de la crisis.

La convalidación del decreto de reforma de la negociación colectiva fue "la gota que colmó el vaso" para el presidente de los populares, ya que la medida se podrá tramitar en el Congreso gracias a las "grandes concesiones" que el PSOE ha regalado a CiU y PNV, y eso no ayuda ni a España ni al equipo de Gobierno que venga después.

En esa idea, según fuentes de la dirección del PP, centrará Rajoy su intervención del martes próximo en el debate sobre el estado de la nación. Una intervención que lleva preparando desde el viernes pasado en su domicilio con la ayuda de un reducido equipo en el que la voz cantante la ha llevado la portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría.

Como es habitual en estas lides, el líder del PP ha recibido un compendio de fichas por áreas, las que los portavoces parlamentarios han redactado durante las últimas semanas con el fin de enumerar los principales asuntos pendientes. No obstante, para la economía, Rajoy ha puesto más empeño, no en vano es el tema que copa su mensaje, y en esta parcela ha contado con la ayuda del equipo especializado del grupo parlamentario, el que forman Cristóbal Montoro, Fátima Báñez y Álvaro Nadal, especialmente éste último.

El presidente del PP ha dedicado todo el fin de semana a estructurar su intervención. Lo ha hecho en su domicilio desde el viernes y tras superar el resfriado que le impidió ir a Bruselas el día antes y que le tuvo en cama unas cuantas horas.

Las fuentes de su entorno recalcan que no influirá "para nada" un hecho novedoso en el debate que comienza el martes: que Zapatero ha renunciado a la reelección y que, por ello, su rival en la próxima campaña electoral será otro: Alfredo Pérez Rubalcaba. "Rajoy debate con el presidente del Gobierno", dicen las fuentes de su equipo, y es por esta razón por la que casi tiene descartado dirigirse al vicepresidente primero. Si al final decide introducir alguna alusión, le dirá que es tan responsable como Zapatero de la "desastrosa gestión" de la crisis.

Ya en el debate del año pasado, el líder del PP abogó por el adelanto electoral. Dijo entonces que "el mejor servicio" que podía prestar Zapatero al país era disolver las Cortes. Fiel a su estilo previsible, Rajoy repetirá las mismas pautas que ha proclamado desde entonces: el país "ha ido a peor" y urge un cambio de rumbo. El presidente del PP recordará los resultados del 22-M, no tanto para dañar al PSOE por el peor resultado de su historia como para reflejar que la sociedad, mayoritariamente, prefiere otro Gobierno, atestiguan las fuentes.

Las principales reformas que ha acometido el Ejecutivo de Zapatero desde hace un año, la reforma laboral y la de la negociación colectiva, son "una chapuza", dirá el martes Rajoy según las mismas fuentes. La primera porque "no ha arreglado nada" y la segunda porque "no la quiere nadie fuera ni en España". El presidente del PP recuperará, además, la estancada reforma del sector financiero para ilustrar la apatía de Zapatero y de su equipo.

Al igual que en la campaña electoral del 22-M, el líder de los populares hará un llamamiento a la "unidad nacional" para que, bajo las siglas del PP, la sociedad dé a su partido la responsabilidad de superar la crisis. Los populares, según el mensaje de Rajoy, representan otra forma de gobernar atenta a los problemas de los ciudadanos. Sobre Bildu, únicamente pedirá al Gobierno que cumpla la ley.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios