El TSJC reconoce el derecho a la escolarización en castellano

  • El Alto Tribunal catalán ampara la reclamación de cuatro familias

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha reconocido el derecho de cuatro familias a que sus hijos sean escolarizados con el castellano como lengua vehicular en la enseñanza, en la misma proporción que el catalán.

En cuatro sentencias, la sección quinta de la sala de lo contencioso del TSJC ha estimado parcialmente los recursos presentados por cuatro familias que solicitaron a sus escuelas respectivas que la enseñanza de sus hijos se impartiera en su lengua habitual, el castellano.

El TSJC considera que, en tanto que oficiales, el castellano y el catalán deben ser por igual lenguas vehiculares en el sistema educativo de Cataluña, por lo que la Administración tiene que adoptar las medidas necesarias para garantizarlo, y basa su decisión en las recientes sentencias dictadas por el Tribunal Supremo (TS) sobre la materia.

Esta misma sección del TSJC fue la que el pasado año, en relación con el recurso presentada por otras tres familias, dictó un auto en el que daba un ultimátum de dos meses a la Generalitat para implantar el castellano como lengua vehicular en las escuelas, que fue suspendido posteriormente al ser impugnado por la Administración.

Esa decisión de la sección quinta fue corregida después por el Pleno de la sala contenciosa del TSJC, que en un auto dictado el pasado mes de marzo avaló la inmersión lingüística pero reconociendo el derecho de los alumnos a recibir atención individualizada en castellano.

En el fallo notificado ayer, la sección quinta del contencioso insta a la Administración catalana a adaptar su sistema de enseñanza "a la nueva situación creada por la declaración del Tribunal Constitucional en la sentencia del Estatut, que considera también el castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña junto al catalán".

El tribunal se remite a varias sentencias del Supremo sobre el catalán en las aulas para concluir que las familias recurrentes tienen derecho a recibir, "juntamente con sus compañeros, una enseñanza conjunta en las dos lenguas oficiales, de forma proporcionada y sin desequilibrio entre ellas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios