Trinidad Jiménez ve a Marruecos un "ejemplo" por su reforma constitucional

  • La ministra de Exteriores afirma que es un paso adelante para consolidar "el proceso de transformación que inició hace unos años".

Comentarios 6

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha afirmado que la reforma constitucional anunciada por el rey Mohamed VI puede situar a Marruecos como "ejemplo" para otros países árabes que están inmersos en procesos de cambio. Jiménez ha asegurado que se trata de un "importante paso adelante" que permitirá a Marruecos consolidar "el proceso de transformación que inició hace unos años". 

La ministra ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa ofrecida en el Palacio de Viana de Madrid junto con el número dos del Ministerio de Exteriores marroquí y nuevo secretario general de la Unión por el Mediterráneo, Yusef Amrani. Según Jiménez, las reformas del país vecino le van a situar "en los procesos de vanguardia de transición y cambios" que hay en marcha en el mundo árabe. 

"Considero que Marruecos se puede convertir en un ejemplo para los países de su entorno", ha subrayado. La ministra ha apuntado que España, "como amigo que es del pueblo marroquí", desea que la nueva Constitución sea ratificada el próximo 1 de julio. 

"Es nuestro deseo, porque no hay un país en el mundo más interesado en que exista un Mediterráneo y un mundo árabe próspero, en paz, con seguridad y democrático como es España", ha añadido. Jiménez ha hecho hincapié en que al ser "el país más cercano de Marruecos", España le desea lo mismo que quiere para sí mismo: "paz, seguridad, desarrollo y democracia". 

La reforma postulada por Mohamed VI pretende profundizar en la separación de poderes y en el carácter parlamentario del sistema político marroquí, aunque el monarca mantiene importantes poderes, como el control de las Fuerzas Armadas. Se crea la figura del presidente del Gobierno, en vez del actual primer ministro, que saldrá siempre del partido más votado en las elecciones legislativas y que gozará de prerrogativas como presidir el Consejo de Ministros, aunque solo por delegación del rey. 

La mayoría de los partidos políticos apoyan la reforma, a la que, en cambio, se opone el llamado Movimiento 20 de Febrero, que agrupa a los jóvenes que han promovido protestas en Marruecos en el marco de la ola de las revueltas árabes. Amrani ha opinado que el rechazo a la reforma por parte de este movimiento pone de relieve la "madurez política" de Marruecos y recuerda al papel que la juventud española tuvo al término del franquismo. 

"Sin oposición, no hay democracia, y esto hace que Marruecos sea cada vez más fuerte", ha opinado el número dos de Exteriores. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios