Zapatero y Rajoy echan el resto ante el doble desafío en Galicia y País Vasco

  • El presidente del Gobierno arropa a Touriño, que aspira a la reelección al frente de la Xunta con el apoyo del BNG · El líder del PP también cerró la campaña gallega confiado en resucitar la mayoría absoluta

La suerte está echada y anoche se echó el telón de la campaña electoral en el País Vasco y Galicia, que contienen la respiración ante las inciertas elecciones autonómicas de mañana.

El escenario con el que se cerró la campaña gallega era impensable hace solo dos meses, cuando nadie apostaba un duro por la posibilidad de que el PP pudiera hacerse con la mayoría absoluta. Ahora, los nervios han hecho mella en Emilio Pérez Touriño y en Anxo Quintana, que este día de cierre protagonizaron un acto insólito en Lugo: ni se saludaron, a pesar de que coincidieron en su recorrido por el casco antiguo de esa hermosa ciudad pidiendo el voto. Ambos se quedaron estupefactos al saber que el otro también había programado su último día de campaña en el mismo lugar. Se les notaba en la cara que a los dos socios de gobierno en la Xunta no les gustó nada la coincidencia.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se sumó al cierre de la campaña gallega. "Cada voto puede valer un Gobierno", apuntó un mitin en Santiago de Compostela ante unas 5.000 personas.

Touriño, Zapatero y Quintana presentaron al PP como el partido que daría una marcha atrás a Galicia si llegara nuevamente a la Xunta, y volvió a escucharse la palabra cacique, que la izquierda utiliza con frecuencia cuando se refiere al PP.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, también se dejó ayer caer por tierras gallegas, donde afirmó que el actual Gobierno de la Xunta "ha sido el peor de la historia de Galicia". "Son unos mantas y hay que cambiarlos. Vamos a volver a ganar y les vamos a dar una malleira porque necesitamos 38 diputados", aventuró.

También se acabó la campaña electoral vasca. El lehendakari y candidato a la reelección, Juan José Ibarretxe, solicitó el voto y recordó que lo ha "dado todo" por Euskadi. El candidato del PSE-EE, Patxi López, se mostró convencido de que será lehendakari para "aunar y sumar" y subrayó que no va a gobernar "con un PP que sólo sabe hacer antinacionalismo y antisocialismo" ni con un PNV que "pretende imponer su modelo de país". El candidato del PP, Antonio Basagoiti, advirtió a ETA que "vamos a echarles de las calles hasta conseguir vivir en paz".

Dos millones de vascos tendrán mañana la palabra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios