Reacciones tras el 7-J La autocrítica sigue brillando por su ausencia en la cúpula del PSOE

Zapatero hará valer sus once millones de votos "empujen lo que empujen"

  • El presidente considera "muy dignos" los resultados electorales y saca pecho con el respaldo que recibió en las generales · Subraya que a La Moncloa se llega por San Jerónimo, no por Estrasburgo

Comentarios 3

La pérdida de votantes socialistas y la victoria del PP en las elecciones europeas no parecen haber hecho demasiada mella en el ánimo de Zapatero. El presidente del Gobierno sigue eludiendo cualquier tipo de autocrítica sobre los resultados del domingo y ayer recordó que cuenta con el apoyo de 11 millones de votantes para llegar al final de la legislatura.

El resultado fue "muy digno" porque le ha reportado al PSOE cerca del "40 por ciento de los votos", lo que supone una "base muy sólida de respaldo a un proyecto". Esa es la única valoración que hizo sobre los datos en sí. El líder de los socialistas, acompañado por la responsable de la campaña, Leire Pajín y el candidato europeo, Juan Fernando López Aguilar, en la reunión constitutiva de la Delegación Española del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, tampoco se refirió a los motivos que hay detrás del mal resultado de los comicios continentales, en los que el PP logró casi 600.000 votos más que el PSOE.

El resto de su intervención estuvo dirigida a recordar el trabajo que les espera a los socialistas en Bruselas y a criticar la exultante reacción del PP por sus buenos resultados. "Para llegar a La Moncloa hay que ganar en San Jerónimo y no en Estrasburgo", aclaró Zapatero al PP. Empleando un símil, el presidente del Gobierno aseguró que "para vestir el maillot amarillo en los Campos Elíseos hay que subirse en la bicicleta y dar pedales, y no basta con ir en un coche alentando a los pupilos, porque hay que estar en la carrera que corresponda".

Y en referencia a los análisis más duros con el Gobierno tras estas elecciones y coincidiendo con los continuos rumores sobre una moción de censura, Zapatero fue tajante y afirmó que hará valer el respaldo que el PSOE recibió hace poco más de un año en las elecciones generales. Zapatero se dirigió a los eurodiputados socialistas exteriorizando una gran confianza en sí mismo e insistió que él hará valer los 11 millones de votos que consiguió en marzo de 2008. "Los voy a hacer valer con toda mi determinación porque es mi responsabilidad democrática para mantener el orden de las cosas y lo voy a hacer empujen lo que empujen; y empujan, y van a empujar más".

Durante su alocución, Zapatero emplazó a los 21 eurodiputados socialistas españoles a ejercer una labor "exigente" con la mayoría conservadora en el Parlamento Europeo para que cumplan las "no sé cuantas cosas" que han prometido a los ciudadanos.

El Grupo Socialista incorporará una novedad en esta legislatura: los eurodiputados rendirán cuentas a los ciudadanos españoles cada tres meses sobre el trabajo que realizan en Bruselas y Estrasburgo. Se trata de una medida destinada a procurar que los europarlamentarios estén "mucho más cerca de los ciudadanos"

Horas antes, el presidente del Gobierno se vio las caras con el líder del PP, Mariano Rajoy, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, donde el asunto de las elecciones europeas brilló por su ausencia. Zapatero pidió a Rajoy que vaya "a los hechos y no a las simplezas" a la hora de juzgar la respuesta del Gobierno a la crisis, y pidió "paciencia" para ver los resultados de su "ambicioso plan". Rajoy recriminó al presidente que sus "erróneas" medidas "están llevando a España al desastre" porque se centran en "gastar y gastar", lo que no contribuirá a recuperar la creación de empleo y salir de la crisis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios