El alcalde de Boadilla presenta su dimisión

  • El PP fuerza la salida de González Panero, que en un principio se negó a abandonar el cargo a pesar de que Rajoy ya lo había anunciado.

Comentarios 15

El alcalde de la localidad madrileña de Boadilla del Monte, Arturo González Panero, defendió su inocencia y mantuvo durante todo el día un pulso con la dirección del Partido Popular, cuyo líder, Mariano Rajoy, anunció la dimisión del primer edil. González Panero negó durante horas que hubiera puesto su cargo a disposición de la dirección del PP, y aseguró que no tenía ninguna intención de dimitir a raíz de la operación judicial iniciada contra la trama de presunta corrupción en municipios gobernados por el PP, según anunció él mismo en una rueda de prensa.

Horas antes Rajoy, había anunciado públicamente que González Panero había presentado su dimisión al secretario general del partido en Madrid, Francisco Granados, y que se la había aceptado. Por este motivo, desde la dirección del PP anunciaron que tenmían la intención de movilizar todos sus recursos para forzar la renuncia del primer edil, mediante una moción de censura si fuese necesario, lo que finalmente no será necesario porque el propio Granados ha anunciado que González Panero renunciará oficialmente este martes.

"Sin estar imputado es absurdo presentar la dimisión", sentenció González Panero, en una comparecencia de prensa en la que no admitió preguntas, en relación a la operación iniciada por el juez Garzón contra la trama de corrupción que actuaba en municipios del norte de la Comunidad de Madrid y en la de Valencia. "No he puesto ningún cargo a disposición, yo hablaré con el Partido Popular y les contaré lo que he venido a hacer". Además, aseguro, rodeado de 14 de sus 16 concejales, pues los otros dos fueron expulsados del equipo de Gobierno que tenía "la conciencia tranquila" porque las adjudicaciones realizadas por su consistorio fueron "impecables" y "aprobadas por la oposición".  

A primera hora de la mañana el alcalde se presentó de manera voluntaria ante el juez Garzón para pedirle que le llame a declarar como testigo "cuanto antes". Sin embargo, el magistrado, con el que se reunió durante unos minutos, le confirmó que la causa es secreta, y que, por el momento, no tiene intención de interrogarle. En este sentido, aseguró que no se encuentra imputado en la investigación, y aclaró que su ayuntamiento tuvo relación puntual con tres de las empresas de Fernando Correa. "La documentación aportada por el ayuntamiento sobre estas adjudicaciones es totalmente transparente", añadió.

Además, González Panero aclaró que rompió su relación con Correa en 2004. "Desde ese año no tengo ningún trato", indicó en declaraciones a los periodistas a su llegada a la Audiencia Nacional. El alcalde añadió que conoció al empresario debido a las buenas relaciones que mantenía con "gente del partido" y dijo que su intención es ayudar en lo que se pueda y conseguir de esta forma que "todo quede claro". "No quiero seguir estando en portadas de periódicos en las que se dicen burradas sin relación alguna con la realidad", finalizó.  

Horas antes de las declaraciones del propio González Panero, el presidente del PP, Mariano Rajoy, había anunciado que el primer edil de Boadilla dejaría su cargo. "Esta misma mañana el alcalde de Boadilla, para no hacer daño a su partido y declarándose inocente, ha puesto su cargo de alcalde a disposición del PP de Madrid", dijo Rajoy, que añadió que ésta había sido aceptada, y que, por lo tanto, González Panero "dejará de ser alcalde de la localidad". Durante su intervención, Rajoy también anunció que ordenó al Comité Nacional de Derechos y Garantías de su partido que abra una investigación interna sobre la presunta trama de corrupción, y avanzó que habrá expulsiones si apareciera implicado algún militante del PP. En este sentido, confirmó que solicitará personarse como acusación particular en el sumario que se sigue en el juzgado número 5 de la Audiencia Nacional.

Sin embargo, y debido al anuncio del primer edil de Boadilla, un portavoz de la dirección nacional del partido anunció que si González Panero no dimite, será expulsado del partido. Asimismo, dicho portavoz indicó que el alcalde había estado durante la mañana en la sede del PP en la calle Génova, confirmando que había presentado su dimisión, que fue aceptada. A continuación, e irónicamente, destacó la pérdida de memoria sufrida por el alcalde al cruzar la calle en dirección a la Audiencia Nacional, donde negó haber presentado su dimisión.

Tras la declaración de Garzón, el secretario general del partido en Madrid, Francisco Granados, convocó a los concejales del PP en Boadilla (tiene 16 de 21) para convencerles de que la renuncia del regidor era lo adecuado. Tras dos horas de encuentro Granados anunció la dimisión de González Panero, que hará efectiva este martes, así como de su número dos, María Jesús Díaz. La caída de María Jesús Díaz, que debería haber sido la sustituta de Panero, se debe a que durante la reunión varios ediles expresaron su rechazo a esa posibilidad.

"Violación del secreto de sumario"

Por su parte, Rajoy adelantó que el PP denunciará ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) la "continuada e intolerable violación del secreto de sumario", al tiempo que presentará otro escrito de denuncia ante la Fiscalía general del Estado por el "uso político" que a su juicio se está haciendo de esta situación. Todas estas medidas fueron anunciadas en una rueda de prensa en la sede nacional del partido.   

En cuanto a los cinco detenidos por la presunta trama de corrupción, el líder de la oposición explicó que fueron "en su día" proveedores de servicios del PP, "fundamentalmente agencias de viajes y organización de eventos". Rajoy aseguró que en 2004 la dirección nacional fue reduciendo las contrataciones con las empresas de Correa, y que "se hicieron muchas adjudicaciones en aquella época a otras empresas". Además, admitió que tuvieron conocimiento de que "algunas personas utilizaban el nombre del PP e incluso de la dirección nacional sin estar en absoluto habilitado para ello" para contratar con los ayuntamientos del noroeste de Madrid.

Según señaló, se avisó a los alcaldes de esos municipios de que esas personas "nada tenían que ver con el PP y que no podían hablar en nombre del PP". Eso sí, subrayó que no llevó este caso a los tribunales porque "no le pareció en aquel momento que eso fuera una actividad delictiva". Dicho esto, quiso dejar claro que esas cinco personas "no son militantes del PP" y añadió que las actuaciones de esas personas "no pueden manchar en ningún caso el nombre del PP". "No voy a consentir que nadie lo haga. Es intolerable y profundamente injusto que se pretenda ensuciar el nombre del PP por las actuaciones de esas personas", añadió.

Por último, Rajoy mostró su confianza en que el caso "no afecte para nada" a las elecciones gallegas y vascas que se celebran el próximo 1 de marzo porque las cinco personas detenidas no son militantes del partido. Eso sí, comparó este presunto caso de corrupción con el del lino, en 1999, que, según dijo, "quedó en nada" pero "manchó el nombre de algunas personas". Además, quiso dejar claro que las informaciones publicadas sobre dirigentes del PP, como el tesorero Luis Bárcenas, son "falsas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios