España

La comisión del espionaje en Madrid arranca con bronca entre el PP y la oposición

  • De la Vega lamenta que no haya empezado con las formas "más adecuadas" y en medio de un cruce de acusaciones

Comentarios 7

 La comisión de investigación en torno a la trama de espionaje en la Comunidad de Madrid ha sido constituida en medio de acusaciones entre el PP y los dos partidos de la oposición. Pese a las peticiones de PSM e IU para que la Presidencia del organismo recayera en manos del partido de izquierdas, los populares hicieron valer su mayoría absoluta para quedarse con la misma, lo que derivó en duras críticas de socialistas e IU. La propia vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, lamentó que la comisión no empezara con las formas "más adecuadas".

En la sesión de constitución de la comisión, la portavoz socialista, Maru Menéndez, propuso dejar la Presidencia del grupo minoritario en "aras a la transparencia y a la claridad de la investigación", como, dijo, se ha hecho en otras ocasiones en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, la vicepresidenta de la Asamblea de Madrid, Cristina Cifuentes, del PP, rechazó esta posibilidad por considerarla una "voluntad política" y por no corresponder con las reglas establecidas por la Junta de Portavoces en esta legislatura.

"En ningún caso se ha expresado que deba ser por el grupo mayoritario el que obtenga la Presidencia, sino el grupo que tenga más votos obtenga de acuerdo con el voto ponderado", destacó Cifuentes. Por su parte, la portavoz de IU, Inés Sabanés, destacó que las propuestas de la comisión "están vinculadas a un criterio político", por lo que el PP podría haberlo aceptado "por tradición democrática" con el "mismo reglamento y con el mismo criterio". Dado que no fue aceptada su candidatura a la Presidencia, la retiró para dejar la vicepresidencia a la socialista Encarnación Moya.

Así, será el parlamentario del PP Benjamín Martín Vasco el que presida la comisión, formada por nueve miembros (5 del PP, 3 del PSM y 1 de IU). El organismo se reunirá los lunes y los miércoles en sesiones de mañana y tarde y los viernes sólo por la mañana; durará hasta el 28 de febrero, prorrogable un mes más. Para el líder del PSM, Tomás Gómez, el presidente elegido por los populares es "un intransigente que representa al sector más duro" del partido, lo que le hace sospechar que "todo venía atado y bien atado, seguro que directamente desde la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre".  

Según Gómez, "es materialmente imposible que la comisión finalice en el mes de febrero, sin lugar a dudas tiene que prolongarse más en el tiempo por el propio calendario establecido", a lo que añadió que así lo requiere "la solicitud de documentación y la serie de comparecencias solicitadas por los grupos". Por su parte, Sabanés dijo que hay "indicadores de que el PP no tiene voluntad de empezar a trabajar con todas las consecuencias", calificando de "verdadero escándalo político" que pueda utilizar su mayoría para vetar comparecencias. A este respecto, deseó que el lunes se empiecen a calificar comparecencias para que ese viernes puedan iniciarse.

Por su parte, el portavoz del PP en la Asamblea, David Pérez, criticó que Gómez, que no es diputado regional, haya cometido el "aprovechamiento político descarado" que supone, a su juicio, que acudiera a la Asamblea en el arranque de la comisión para hacer declaraciones en los pasillos. "Se pone de manifiesto el aprovechamiento de algo que debe estar en la esfera institucional", sentenció el dirigente popular, que argumentó que "hay un tiempo para los partidos y un tiempo para los representantes parlamentarios". "Intentar apropiarse y arrogarse una representatividad que no se tiene haciendo declaraciones en un ámbito institucional es un ejercicio que no es saludable y respetuoso", concluyó.

Ante este cruce de declaraciones, la vicepresidenta del Gobierno, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros y preguntada por este asunto, señaló: "Creo que las formas en las que se ha desarrollado el comienzo de la comisión quizás no sean las más adecuadas. Nada sería más lamentable que este proceso se tradujera en un cruce de descalificaciones y en una escenografía parlamentaria que no ayudaría en nada al esclarecimiento de los hechos". "Lo único que les puede decir es que pasa el tiempo y el Gobierno y los ciudadanos seguimos esperando alguna explicación del PP, esperamos que llegue cuanto antes", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios