Dos detenidos en Vitoria por el ataque a un repetidor

  • Uno de los arrestados eludió una condena por colaborar con ETA que ahora debe cumplir

La Ertzaintza ha detenido a dos jóvenes sospechosos de haber cometido un sabotaje contra el repetidor de la localidad alavesa de Mendibil el pasado 11 de mayo. Uno de ellos, Jokin Cerain, acababa de ser condenado a dos años de cárcel en un juicio contra un comando de ETA, y había llegado a un acuerdo con el juez para eludir la cárcel si no volvía a cometer en cinco años un delito relacionado con el terrorismo.

El acto de sabotaje se realizó con un artefacto casero, que estalló en el exterior de la alambrada de la caseta del repetidor. Las líneas telefónicas de la zona no se vieron afectadas. La bomba estaba compuesta por una bombona de camping-gas, un aerosol y material pirotécnico que se utilizó como iniciador.

Cerain facilitó a un comando etarra datos sobre militares, policías nacionales y concejales del PSOE. El día 28 de mayo, el fiscal de la Audiencia Nacional Ignacio Gordillo rebajó de seis a dos años su petición de cárcel para Cerain y otros diez procesados por formar parte de un grupo de información de la banda terrorista, tras alcanzar un acuerdo de conformidad con las defensas de los acusados. La mayoría de los condenados logró así evitar el ingreso en prisión al no contar con antecedentes penales. La rebaja general de las penas se debió a las "dificultades de prueba" y a que "han pasado muchos años desde que se produjeron los hechos". Según el acuerdo, en caso de que alguno de ellos fuese condenado antes de cinco años por un delito relativo al terrorismo, cumpliría ambas penas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios