El 'sin efecto' Rubalcaba

  • El Partido Popular está convencido de que la candidatura del actual vicepresidente como cabeza de cartel socialista les beneficia de cara a las elecciones.

Numerosos dirigentes del Partido Popular consultados por Europa Press comparten la opinión de que la continuidad de Alfredo Pérez Rubalcaba como número dos del Gobierno socialista tras su proclamación como cartel del PSOE para las generales beneficia electoralmente al PP, ya que los ciudadanos pueden visualizar claramente que es cómplice del fracaso de las políticas de José Luis Rodríguez Zapatero.

Así, según estas fuentes, el hecho de que Rubalcaba, que estrenó ayer su condición de candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, insista en compatibilizar su carrera electoral en el seno del PSOE con su trabajo en el Gobierno abre un filón al Partido Popular, que además, se va volcar en trasladar el mensaje de cómo su doble condición le impide atender adecuadamente su labor en vicepresidencia e Interior.

"Rubalcaba es corresponsable de las políticas de Zapatero, especialmente desde que es elegido vicepresidente del Gobierno", sostiene un miembro de la dirección nacional del PP, que recuerda que las elecciones del 22 de mayo confirmaron que el llamado efecto Rubalcaba del que se habló cuando pasó a ser vicepresidente ha quedado "completamente diluido". "Queremos que se vea que es un hombre de Zapatero", resume otro de ellos.

Por eso, los cargos del PP consultados por Europa Press ven difícil que su designación como cartel electoral pueda provocar un gran recorte de la distancia electoral que separa en este momento a PSOE y PP. "El PSOE está muy mal y no lo salva en este momento ningún candidato socialista", comenta un veterano diputado.

"No va a poder levantar el vuelo, salvo que el Gobierno dé un giro copernicano a sus políticas", dice otro dirigente, que destaca además la movilización que provoca Rubalcaba en el electorado del PP. "Rubalcaba es una persona muy conocida. A nosotros nos viene bien que sea candidato, porque va a garantizar la movilización de los nuestros", añade.

En este sentido, las fuentes consultadas subrayan que Rubalcaba tiene muchos flancos abiertos por los que puede atacar el PP en estos meses de campaña -no sólo la actuación económica del Gobierno sino otros temas como el caso Faisán o su gestión al frente de Interior- pero creen que el PP debe hacer hincapié en no insultar y en trasladar a los ciudadanos sus propuestas electorales.

Eso sí, confían en que el vicepresidente y ministro del Interior no se aproveche de esta responsabilidad para atacar al PP en cada comparecencia posterior al Consejo de Ministros. "Perder su papel institucional al final se le volvería en su contra", argumenta un diputado.

La mayoría de los dirigentes del PP coincide en que Rubalcaba es un rival más fácil de batir que la ministra de Defensa, Carme Chacón, que, en caso de haber sido designada candidata podría haber ofrecido un perfil "más fresco y joven" y captar más voto femenino, que suele ser uno de los puntos débiles del PP.

Así, los que comparten esta opinión creen que les favorece electoralmente que sea Rubalcaba porque no es alguien "nuevo" sino que representa el pasado y, por lo tanto, es muy difícil que pueda ser un revulsivo ante las generales.

Por el contrario, en las filas del PP también hay quien cree que Mariano Rajoy lo tendrá más complicado con el ministro del Interior como adversario político, dado que dispone de una dilatada experiencia política unida a la posibilidad de "utilizar los resortes del Estado" durante la campaña.

En este bando algunas fuentes alertan de que si el Gobierno logra avances significativos en el fin de ETA, Rubalcaba pueda utilizar esa baza antes de los comicios para remontar posiciones y acortar distancias con el PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios