La emigración de españoles bate un nuevo récord, rozando los 100.000

La inmigración aumentó un 12,5% el año pasado, cuando por primera vez desde 2010 llegaron a España más extranjeros de los que se marcharon arrojando un balance positivo de 38.317 nuevos habitantes, un 169% más que en 2014.

La salida de españoles continuó: cerca de 99.000 nacionales abandonaron el país en 2015, un 23% más que un año antes.

Así se desprende de las cifras provisionales de población del Instituto Nacional de Estadística (INE), según las cuales a 1 de enero de 2016 España contaba con 46.438.442 habitantes, 11.142 menos que un año antes.

En términos generales, la mayor reducción se produjo en el grupo de 20 a 39 años, con 389.662 jóvenes menos, y entre los menores de 10 años, con 63.286 niños menos que un año antes.

Pese al fuerte incremento de la salida de españoles, su número aumentó en 24.313 y el de extranjeros se redujo en 35.456 debido a la nacionalidad española adquirida en 2015 por 114.207 extranjeros residentes en España.

De los 98.934 españoles que se marcharon, 64.136 nacieron en España, mientras que de los 52.227 que regresaron, 24.060 eran nacidos en España.

Entre las veinte nacionalidades con mayor flujo migratorio, Italia y Venezuela registraron los mayores saldos migratorios positivos (más inmigrantes que emigrantes), 9.131 y 7.992 ciudadanos, respectivamente.

En el extremo opuesto, Rumanía, Bulgaria y Reino Unido registraron los saldos más negativos, con 16.043, 4.463, y 3.036 ciudadanos menos residiendo en España.

Por comunidades autónomas, los principales descensos de población se han producido en Castilla y León (0,94%), Principado de Asturias (0,88%), y Aragón (0,64%) mientras que aumentó en Baleares (0,86%), Comunidad de Madrid (0,75%) y Canarias (0,35%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios