La indignación del Movimiento 15-M recorre sin incidentes toda la geografía española

  • En las principales ciudades del país, se han celebrado marchas exigiendo cambios políticos y económicos y reclamando una huelga general.

Comentarios 88

De forma pacífica y festiva decenas de miles de personas convocadas por el movimiento de los indignados nacido el 15-M han recorrido las calles de Madrid y de casi todas las ciudades españolas para hacer oír su voz contra el actual sistema político y económico, y han reclamado una huelga general.

El ambiente festivo  ha sido la nota dominante en las marchas del 19-J, cumpliendo los mensajes que previamente las redes sociales y las páginas web en torno a este movimiento popular habían lanzado para evitar la violencia y a los posibles provocadores.

En Madrid, 37.742 personas han asistido a la manifestación organizada por las Asambleas de Trabajadores de Pueblos y Barrios de la Comunidad madrileña con el apoyo del movimiento 15-M y Democracia Real Ya, según el cómputo efectuado por la empresa Lynce. Esa cifra, que podría elevarse hasta las 42.271 personas, corresponde a los presentes a las 14:20 horas en la Plaza de Neptuno, cuando el grueso de la manifestación había llegado a su punto final, a pocos metros del Congreso de los Diputados que estaba cercado por un fuerte cordón policial para evitar su acceso.

Bajo un intenso calor, en Madrid ciudadanos de todas las edades, incluidos jubilados y familias con bebés, trabajadores o parados, han exhibido pancartas y coreado numerosos eslóganes:"Pienso, luego me indigno", "No hay pan para tanto chorizo", "Tu 'Botín', mi crisis", "Zapatero, lacayo de los banqueros" o "*Izquierda o derecha? Este país está envejecido. Busquemos una alternativa".

Las seis marchas de indignados que han partido a las 09:00 desde diversos puntos de la Comunidad madrileña han concluido cinco horas después en la Plaza de Neptuno, donde se ha leído un manifiesto aludiendo a la convocatoria de una huelga general. Ya por la tarde, más de mil personas se han dado cita en la Puerta del Sol de Madrid para decidir en asamblea nuevas acciones, entre las que se encontraría una concentración nocturna el próximo martes frente al Congreso por la reforma de la negociación colectiva que se debatirá allí al día siguiente.

En Barcelona, 20.000 personas según el departamento de Interior catalán, 75.000 según la Guardia Urbana de la capital catalana, y 260.000 según los 'indignados', comenzaron después de las cinco de la tarde una manifestación en la plaza de Catalunya con final en el Pla de Palau, cerca del parque de la Ciutadella.

En la marcha sonaban tambores y pitos, y la encabezaba una furgoneta donde los organizadores lanzaban consignas por altavoces -"bote, bote, bote, político el que no bote"- de forma pacífica para contrarrestar las acusaciones de ser un movimiento violento tras los incidentes del pasado 15 de junio en el mismo parque de la Ciutadella.

A última hora, un centenar de jóvenes se han concentrado en las puertas del Parlament, que está custodiado por los Mossos d'Esquadra.

En Valencia, miles de personas iniciaron a las seis de la tarde una manifestación con final frente a la sede de la delegación del Gobierno, y el carácter festivo se ha hecho notar con grupos disfrazados, entre ellos jóvenes con pañales para mostrar cómo les ha dejado el sistema financiero internacional.

En Bilbao, Vitoria y San Sebastián, las miles de personas congregadas de forma pacífica y ruidosa han expresado su indignación por una crisis económica que ellas no han provocado.

En Andalucía también han participado miles de personas en marchas en las que no han faltado pancartas -"No hay democracia, gobiernan los mercados" o "la crisis que la paguen los capitalistas"- y otras formas de protesta como en Sevilla, donde unos jóvenes han portado un ataúd con la frase "Democracia, descansa en paz".

En Pamplona, los indignados se han sumado a las movilizaciones con silbatos y consignas como "que no, que no nos representan, que no", lema similar a los escuchados en Gijón, donde miles de personas llegadas de toda Asturias han gritado contra los dirigentes políticos.

En Salamanca, cerca de un millar de personas se han concentrado en la Plaza Mayor, mientras en Avila más de 300 'indignados' han concluido su protesta con una 'cacerolada' en la plaza del Ayuntamiento; y en Valladolid miles de personas han rechazando, entre otros problemas sociales, los desahucios.

En las Palmas de Gran Canaria y en Santa Cruz de Tenerife, los indignados han protestado contra el "Pacto por el euro", al igual que en Extremadura, donde en la localidad de Almendralejo unas doscientas personas se han concentrado contra la actual situación de crisis que se vive en el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios