Unos 50 indignados salen de Barcelona caminando hasta la Puerta del Sol

  • Los participantes quieren mantener vivo su movimiento de protesta. La marcha avanza hacia Madrid en paralelo a otras iniciadas desde otros puntos de España.

Comentarios 28

Unos 80 indignados barceloneses del Movimiento del 15 de mayo han emprendido este sábado una marcha en dirección a la Puerta del Sol de Madrid, en un recorrido que han iniciado desde la plaza Catalunya y que se está desarrollándose sin incidentes. 

Los indignados están siendo escoltados por tres unidades de los Mossos d'Esquadra y los participantes que están situados en la parte delantera y trasera de la marcha llevan chalecos reflectantes amarillos para que así los coches los puedan visualizar fácilmente. También cuentan con un coche de apoyo de la Comisión de Sanidad con medicamentos y útiles sanitarios, en el que también viajan un médico traumatólogo y una enfermera.

A su paso por la localidad barcelonesa de Cervelló, uno de los participantes, Toni, ha explicado que por ahora no están cansados, aunque ya están tomando medidas para protegerse del sol, y ha augurado que se van a unir muchos indignados por el camino. Aldo, otro de los participantes, ha relatado que la marcha pasará por el Bajo Aragón para evitar así el arduo desierto de los Monegros, con la previsión de recorrer una media de 21 kilómetros al día.

Otro de los participantes ha decidido recorrer la marcha en bicicleta, donde en la parte trasera ha instalado una placa solar y una sombrilla para protegerse del sol, a la vez que ha colocado un equipo de música para hacer la iniciativa más "entretenida". Se trata de Walter, que estuvo acampado en plaza Catalunya desde el principio y que, cuando surgió esta idea, le pareció "estupenda". En este sentido, ha declarado: "Es una demostración de las ganas que tenemos de que todo esto cambie". 

La marcha ya ha pasado por las localidades de Molins de Rei y Cervelló, entre otras, para finalizar al mediodía en Vallirana, donde han parado a comer y prevén pasar la noche, para reanudar la marcha este domingo. La propuesta vino desde Madrid y tuvo buena acogida por parte de los indignados catalanes, que han asegurado que el gesto debe medirse cualitativamente y no cuantitativamente porque es algo simbólico, que tiene como fin compartir el espíritu crítico que caracteriza al Movimiento 15-M. Los organizadores tiene previsto llegar a su destino el 23 de julio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios