Habrá un plan B a Puigdemont

  • Jordi Turull, Josep Rull, Jordi Sànchez y Elsa Artadi figuran en las quinielas como recambio si no pudiera ser investido

  • El ex 'president' quiere delegar el voto

  • Junqueras rechaza esa estrategia

Las posibilidades de que prosperen los planes del ex presidente de la Generalitat depuesto y a la fuga se contabilizan en singular, cero, ya que las intenciones de Juntos por Cataluña (JxCAT) y, con la boca pequeña, de ERC de investir a distancia a Carles Puigdemont están condenadas a hacerse pedazos en el gran acantilado de la ley. El soberanismo lo sabe, con lo que se abriría un abanico binario: o enrocarse en un bloqueo que desembocaría en unas nuevas elecciones, o bien buscar un candidato alternativo al más votado entre los secesionistas.

Por ahí, por un recambio al depuesto president, parece que van los tiros, según confirmaron este jueves a Efe fuentes de ERC y de JxCAT-PDeCAT. Sectores del soberanismo, conscientes de la dificultad de la vía telemática para que Puigdemont tomara posesión del cargo, sopesan un plan B para dar continuidad a la legislatura catalana y estrenar jefe del Govern.

Estas formaciones independentistas querrían que Puigdemont renovase en el cargo pese a estar en Bruselas, huido de la Justicia española tras la declaración unilateral de independencia y la celebración de un referéndum ilegal el pasado 1 de octubre.

Incluso, los independentistas están dispuestos a agotar todas las vías y plazos para intentar que Puigdemont sea investido de nuevo de forma telemática o por delegación.

Pero si bien en las filas de Junts per Catatalunya nadie quiere contemplar una alternativa a Puigdemont, en privado algunas voces admiten que están estudiando como último recurso un plan B.

Pese a su delicada situación judicial, este plan B podría pasar por Jordi Turull, Josep Rull o Jordi Sànchez -éste último está en prisión-, quienes podrían dar un paso al frente como solución de emergencia. Otras voces del soberanismo, que prefieren que el nuevo president no tenga dificultades judiciales, apostarían por Elsa Artadi, la nueva musa del PDeCAT y mano derecha de Puigdemont.

este jueves saltó a la palestra una nueva diferencia estratégica entre Puigdemont y el que fuera su vicepresident, Oriol Junqueras, cuya defensa ha vuelto a pedir al Tribunal Supremo que le permita salir de prisión para acudir a los plenos del Parlament, alegando que todos los diputados tienen "el deber de asistir" a los mismos y que "su voto es indelegable". No piensa lo mismo su antiguo jefe. Puigdemont y los ex consellers y electos de JxCat Clara Ponsatí y Lluís Puig (también prófugos en Bélgica) presentaron este jueves a la nueva Mesa del Parlament la petición de delegar el voto.

Sigue siendo una incógnita si el ex president cesado se decidirá a regresar de lo que llama su exilio, ya que en España sería encarcelado de inmediato. En todo caso, deberá pedir un permiso de residencia en Bélgica antes del 30 de enero, al haberse cumplido 90 días de su inopinada llegada a Bruselas a las 48 horas de la pseudodeclaración unilateral de independencia. Es precisamente el último día del mes cuando se debe celebrar el primer intento de investidura.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios