Gp de mónaco

Alonso va perdiendo la esperanza

  • El piloto español saldrá noveno en la parrilla del Gran Premio de Mónaco.

Comentarios 1

Tranquilo, reflexivo, agudo y casi ya sin esperanzas de que 2009 lo vea triunfador: así está Fernando Alonso, un bicampeón mundial de la Fórmula 1 que añora los tiempos de gloria.

"Esto es lo que hay y como está la competición ahora mismo", dijo resignado el español de Renault tras lograr el noveno mejor tiempo en la clasificación para el Gran Premio de Mónaco, lo que pone muy difícil cualquier posibilidad de podio en un trazado muy poco propenso a los adelantamientos.

Alonso marcó 1:16,099 minutos como mejor tiempo en la tercera tanda de la clasificación. El español luchó, y llegó a tener el séptimo mejor tiempo, pero fue superado en el final. Lejos de él compartirán la primera línea de largada el inglés Jenson Button y el finlandés Kimi Raikkonen. Button, piloto de la sorprendente Brawn GP y líder del campeonato mundial, marcó el mejor tiempo con 1:14,902 minutos, en tanto que Raikkonen, piloto de Ferrari, la escudería de mayor tradición, registró 1:14,927. Tercero fue el brasileño Rubens Barrichello, compañero de Button, con 1:15,077.

Alonso aseguró que no esperaba algo muy diferente, pese a la falsa ilusión que generó el haber sido el más veloz en los entrenamientos libres de la mañana. "La primera posición para la gente de fuera trastocó un poco las sensaciones, y luego verte noveno parece una decepción, pero es lo máximo que se puede hacer hoy, creo", explicó.

Alonso, que tras abandonar Renault en 2006 tuvo un tormentoso paso por McLaren-Mercedes en 2007 para retornar un año más tarde a la escudería francesa, sorprendió en el final de 2008 ganando los Grandes Premios de Singapur y Japón. Escuchándolo hoy dio toda la impresión de que no confía en una "resurrección" similar para este año.

¿Qué le falta al coche?, le preguntaron. Un pequeño bufido, levemente irónico, precedió a la respuesta. "Pues lo que le falta en las cinco primeras carreras... He hecho noveno en la crono dos, en la que todos estamos en igualdad de condiciones, luego noveno en la crono tres, y creo que he hecho noveno en las últimas tres carreras en la crono dos". "No ha cambiado nada, salvo que delante, en vez de tener a los Toyota y a los BMW ahí peleando, se han metido esta vez los Ferrari y los McLaren, que aquí van bien. Lo demás no ha cambiado mucho".

Sin posibilidades de lluvia en la soleada y casi veraniega Montecarlo, Alonso alertó de que poco va a cambiar en el desarrollo del campeonato mundial, liderado por Button, con 41 puntos, al que sigue Barrichello, con 27. El presente del hombre que en 2005 y 2006 ocupó la cima del automovilismo mundial es, a sus 27 años, más bien magro en cuanto a ambiciones: arañar algún punto es a lo máximo que, dice, puede aspirar. Hasta ahora suma nueve, producto de dos quintos puestos y un octavo. "Veremos en Turquía que la lucha será de tú a tú entre Brawn y Red Bull. Es a lo que nos tenemos que acostumbrar ahora mismo".

Alonso marcó la diferencia entre la realidad y las percepciones en una temporada en la que el "viejo orden" fue absolutamente trastocado, con escuderías jóvenes como Brawn GP y Red Bull dominando e históricos como Ferrari y McLaren-Mercedes sufriendo. "Para la percepción general no es lo mismo que gane Ferrari o que gane McLaren o lo que sea, a que gane BrawnGP o un equipo que es una bebida energética. Eso es lo que crea confusión en la gente y lo que ha cambiado este año".

Alonso no mira al pasado, "porque la verdad que no sirve de gran cosa". Tampoco al futuro. "Este año se ha puesto muy difícil con la novena posición, si es que había alguna esperanza. Ahora mismo todo es una incógnita y cuando se sepa un poco más claro lo que va a pasar igual sí se mire más adelante que hacia atrás". La Fórmula 1 se trata, dijo Alonso, de "hacerlo lo mejor posible" para llamar la atención de los dueños del mejor coche. Los medios italianos no dejan de insistir en que pronto el coche en el que se sentará Alonso será un Ferrari, tema del que él prefiere no hablar.

El español cerró con cierta ironía el análisis de su momento actual. ¿Es capaz de decirle exactamente a los mecánicos qué es lo que falla en el Renault? "No tengo ni idea, no tengo ni idea. Supongo que es un poco aerodinámica. El motor va bien, Red Bull (que utiliza motores Renault) está arriba también, los neumáticos son los mismos para todos. O sea que, o está en el piloto o en la aerodinámica. El piloto esperemos que no sea, esperemos que sea la aerodinámica. Y ellos (los mecánicos) esperarán que sea el piloto y querrán tener el mejor coche...".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios