Gp de canadá

Button, sorprendente campeón en Montreal

  • El británico se aprovecha de un error de Vettel en la última vuelta para sumar su primera victoria de la temporada.

Comentarios 3

A lo mejor no es cierto eso de la suerte de los campeones. Si la carrera de Mónaco, en la que se vio beneficiado por la parada de la carrera, que le permitió cambiar los neumáticos sin tener que perder tiempo en boxes, hizo pensar a más de uno que Sebastian Vettel estaba tocado por la diosa fortuna, en el Gran Premio de Canadá ha tenido una dosis de mala suerte que le ha dejado sin victoria cuando ya estaba levantando el dedo índice dentro del monoplaza para celebrarla. Un error suyo en la última vuelta ha permitido a Jenson Button adelantarle para sumar su primera victoria de la temporada en una carrera que estuvo detenida durante más de dos horas por la intensa lluvia que caía sobre el circuito.

Finalmente los comisarios, que investigaron tras la carrera dos incidentes protagonizados por el piloto de McLaren que terminaron con Lewis Hamilton y Fernando Alonso fuera, decidieron no castigar al inglés, que podría haber perdido los puntos de la victoria si hubiese sido sancionado. Los comisarios no consideraron punibles los roces del piloto de McLaren con su compañero de equipo y con el español, aunque sí que han castigado antes otras acciones similares en las que ni siquiera se produjeron abandonos.

Tras su abandono de Montreal, Alonso se queda a casi cien puntos de Vettel en la clasificación. El alemán, a la espera de lo que dictaminen los jueces, sigue líder con 161 puntos. Le siguen Button, con 101; Mark Webber, con 94; Lewis Hamilton con 85 y el español con 69.

Button ha terminado imponiéndose a Vettel tras una carrera desquiciada, marcada por la lluvia y por las dudas de los comisarios, que hicieron arrancar la prueba con un coche de seguridad (lo que neutralizó cualquier emoción en la salida), sobre cuándo pararla y cuándo reanudarla. A Vettel le ayudó de inicio la lluvia, que hizo cometer a sus rivales no pocos errores, y también le ayudó el propio Button, implicado en el primer tramo en un incidente con su compañero Hamilton que acabó con el segundo fuera de la carrera, y después en otro con Alonso, ya con la carrera reanudada. El español adelantaba a Button cuando una maniobra del inglés terminó con el Ferrari atascado fuera de la pista y también de la carrera.

Pero antes del asunto con Button y antes incluso de la parada de la carrera Alonso ya había dilapidado buena parte de sus opciones, gracias, una vez más, a otra desastrosa decisión táctica de Ferrari. El equipo hizo entrar al español en boxes a poner neumáticos intermedios sólo minutos antes de que empezase de nuevo a diluviar sobre el circuito y los comisarios desplegasen la bandera roja que paraba la carrera y que permitía a todos los demás poner los neumáticos adecuados (que con la manta de agua que había no eran sin duda los intermedios) sin necesidad de perder tiempo en una parada.

Casi todos los pilotos se vieron envueltos en algún incidente por las difíciles condiciones meteorológicas (unos pudieron continuar, algunos tras pasar por boxes para reemplazar alerones o morros, y otros como Hamilton o Alonso no tuvieron tanta suerte), salvo Vettel. El alemán, con permiso del coche de seguridad, que lideró la carrera casi durante tantas vueltas como él, no vio amenazado su cómodo liderazgo casi en ningún momento, pese a que salía justo por delante de los Ferrari de Alonso y Massa, que marcaron el segundo y mejor tercer tiempo en la clasificación del sábado. Pero cualquier inquietud que tuviese el alemán fue eliminada por el coche de seguridad, que abrió la carrera y le protegió de una hipotética buena salida del español.

Pocas vueltas después llegaba la siguiente buena noticia para el piloto de Red Bull: Button y Hamilton se encontraban y el segundo, terminaba demasiado cerca del muro, con el eje de la dirección roto y fuera de la carrera. La intensa lluvia, que hacía imposible ver nada en la pista, llevó a los comisarios a suspender la prueba en la vuelta 25. Cuando se levantó la bandera roja, el coche de seguridad volvió a escena y la carrera se reanudó. Y poco después Button se acercaba demasiado a Alonso y sacaba al español de la pista. Los incidentes se sucedían y se iban sumando más y más pilotos a la lista de abandonos. 

Tan desquiciada iba la prueba que Michael Schumacher llegó a ir segundo tras Vettel durante unas cuantas vueltas, lo que necesitaron Button y Mark Webber (que tuvo un trompo tras un roce con Hamilton en el inicio y perdió muchas posiciones que fue recuperando poco a poco) para darle alcance y pasarle. Una vez adelantado el alemán, Button siguió adelante hasta llegar a Vettel, que mientras se defendía del McLaren cometió un error y puso en bandeja a Button que le pasase, en la última vuelta, para llevarse la victoria. 

Por su parte, Jaime Alguersuari firmó con su Toro Rosso su mejor puesto desde su debut en la Fórmula 1, una más que meritoria octava plaza, sobre todo si se echa un vistazo a la lista de abandonos. El que también consiguió terminar fue Pedro de la Rosa, que volvía a correr como piloto sustituto de Sergio Pérez en Sauber y que tras la carrera no podía disimular la sonrisa ni lo mucho que había disfrutado al volver a pilotar. Sin duda, lo mejor de este raro Gran Premio de Canadá.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios