Gp de canadá

Y finalmente Vettel cometió un error

  • El alemán se equivocó en la última vuelta sobre el circuito de Montreal y su desliz le puso la victoria en bandeja a Jenson Button. Parece que el líder no es infalible.

Comentarios 2

Lluvia pertinaz, accidentes, 125 minutos de tensa espera, más de cuatro horas de emoción y finalmente, un error de Sebastian Vettel, el primero del año: el Gran Premio de Canadá fue un tobogán de emociones en el que Jenson Button logró con su triunfo que el campeonato del mundo de Fórmula 1 se mantenga abierto.

"Cuando uno entrega la carrera a media vuelta para el final fastidia", reconoció el alemán Vettel, que lideró la carrera siempre, pero se la entregó al británico Button por un error cuando sólo quedaban dos kilómetros. "Fue la mejor victoria de mi carrera", dijo feliz Button, ahora segundo en la clasificación con su McLaren, a 60 puntos del Red Bull de Vettel, que de ganar hubiera asestado un golpe casi definitivo, ya que ni Lewis Hamilton ni Fernando Alonso acabaron la carrera. Button llegó a ir último, pero empezó a superar rivales. Una sanción y cinco cambios de neumáticos no lo detuvieron. "Éste es el material del que están hechos los sueños", dijo su jefe, Martin Whitmarsh. Con su carrera salvaje, Button, campeón del mundo en 2009, evitó el sexto triunfo del año de Vettel en siete pruebas.

"Queda un largo camino", sigue repitiendo Vettel, furioso consigo mismo por el error que cometió cuando lo acosaba el inglés. De vencer habría logrado el mejor inicio de la historia de la Fórmula 1, pero lo que más le molestaba al alemán era que la derrota era evitable. El diagnóstico fue claro: el conservadurismo. Vettel y su equipo cuidaron demasiado su liderazgo en lugar de aumentar su ventaja. Luego, el KERS (sistema de recuperación de energía cinética) volvió a fallar. Y finalmente, Vettel mostró un signo de debilidad al irse largo y dejar vía libre a Button.

Justo se torció cuando parecía que todo estaba a favor del alemán, que parecía inalterable a la lluvia, los nervios y la mala suerte que afecta a otros como Hamilton y Alonso. Los que a priori son sus máximos rivales acabaron la carrera en Montreal de forma prematura y con un cero en su casillero. Pasada la rabia, Vettel, campeón del mundo, vio el lado positivo al segundo puesto, por el que sumó 18 puntos. "Podrían haber sido cero. Al final, un segundo lugar no puede hacer daño", dijo el alemán, que suma 161 puntos, a 14 del pleno. "Es muy buena cifra", lo alabó su jefe de equipo en Red Bull, Christian Horner. Metidos ya en el segundo tercio del campeonato, parece claro que sólo un hundimiento puede evitar el segundo título seguido de Vettel.

Button, que celebró su triunfo con una fiesta la noche del domingo en Montreal junto a su novia, la modelo Jessica Michibata, es el perseguidor, pero le falta consistencia, al igual que al tercero en Canadá, el australiano Mark Webber, que suma 94 puntos y es tercero también del campeonato a 67 de su compañero en Red Bull. Hamilton queda con 85 con su McLaren y Alonso, subcampeón del mundo el año pasado, ha conquistado 69 con el Ferrari. "Ahora debo pensar simplemente en la próxima carrera y concentrarme en el resto de la temporada", dijo Hamilton. Sólo Alonso confía aún en poder presentar batalla a Vettel: "El campeonato no se ha acabado". Al menos, el líder ya no es infalible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios