Aires futuristas en Milán

  • Tonos suaves y telas fluidas contratan con llamativos estampados y colores intensoso en la 'Fashion Week' de la ciudad italiana, que ya ha visto desfilar a firmas como Gucci, Emporio Armani o Blugirl.

Madrid, Nueva York, Londres y ahora Milán. Llegó el turno de la ciudad italiana que ya ha inaugurado su Semana de la Moda Femenina y comenzado a presentar sus propuestas para la temporada primavera-verano 2013. Un arranque fuerte en el que ya se ha visto desfilar a firmas de la talla de Gucci o Emporio Armani. La primera, de la mano de Frida Gianini, evoca con sus diseños la elegancia más sofisticada de los años sesenta y setenta con una colección de vestidos en llamativos y vivos colores. Un homenaje a tiempos pasados que apuesta por los estampados delicados y los tonos intensos, entre los que destaca el rojo y el azul eléctrico. También hace uso de los estampados que semejan piel de serpiente o aquellos inspirados en Japón, que han puesto la nota exótica a la presentación. Gianini describe su nueva colección como una muestra de "purismo aristocrático" bastante exquisito donde severidad se fusiona a la perfección con sensualidad. Emporio Armani, por su parte, prefiere una línea mucho más neutra y recatada en la que los tonos pastel y tierra se llevan todo el protagonismo. El diseñador italiano apuesta por los elementos gráficos en prendas de mucha seda, en las que destacan los tonos ocres y marrones muy pálidos, que se combinan con colores metálicos. Un aire bastante futurista y aséptico por el que también han apostado otras firmas y que, sin lugar a dudas, será protagonista en la próxima temporada de calor.

La lista de desfiles se completa con las presentaciones de Max Mara, con una colección que apuesta por los colores de África y los tonos tierra en una arriesgada combinación de estampados lisos y salvajes; la casa Blugirl, que viste a la mujer de una forma más bucólica con vestidos largos, su pieza estrella; Alberta Ferretti, que hizo pasear por la pasarela un estilo más clásico con creaciones de gasa y seda que recogen inspiración en la naturaleza, los colores del mar y la vegetación; o John Richmond, que opta por una moda más casual basada en la combinación de los siempre imprescindibles blanco y negro. El diseñador inglés viste a la mujer para el día a día y recurre a los detalles 'peplum', el cuerpo perforado, los corsés y las cinturas acentuadas inspiradas en los años cincuenta para enamorar. Hoy es el turno de Moschino, Just Cavalli, Iceberg y Versace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios