Broadway se rinde ante una bella y radiante Catherine Zeta-Jones

  • La esposa de Michael Douglas reapareció espléndida en los premios Tony, convirtiéndose en la gran estrella de la noche con un espectacular y elegante diseño de Elie Saab

La 65 edición de los famosos Tony Awards de teatro -equivalentes a los Oscar en cine, los Grammy en la música o los Emmy en la pequeña pantalla- contó con una clara protagonista: Catherine Zeta-Jones. La esposa de Michael Douglas reapareció en escena, muy guapa y radiante, haciendo alarde de su estilo y buen gusto. La actriz derrochó glamour y elegancia a raudales con una bonita creación de Elie Saab; un impresionante vestido rojo con pedrería, muy ceñido y con un amplio escote en la espalda. Una muy buena elección, que realzaba su silueta femenina, con la que dejó claro que ya está totalmente recuperada de sus problemas de salud; hace sólo unas semanas fue dada de alta de la Clínica Connecticut, donde le diagnosticaron un trastorno bipolar que sufrió a causa de los difíciles momentos que está atravesando por el cáncer de garganta que ha padecido su marido, Michael Douglas, del que ya está muy recuperado. Una vuelta al trabajo más bien tímida, ya que no quiso pasar por la alfombra roja, en la que ha demostrado que, a sus 41 años, está bellísima y estupenda.

No fue la única estrella de la popular cita en Broadway. Brooke Shields, otra de las más elegantes de la noche, brilló en el Beacon Theatre. La intérprete optó por un vestido strapless con escote palabra de honor color gris perla, un look que completó con unos brazaletes brillantes en tonos verdes. No pasaron tampoco desapercibidas Angela Lansbury, Viola Davis, Anika Noni Rose, Hannah Yelland o la pelirroja Marg Helgenberger, muy guapa con un vestido negro de raso con un sugerente escote corazón. Entre las peor vestidas, que también las hubo, se llevó la palma Whoopi Goldberg con un estrafalario estilismo.

Ellos no fueron muy originales con sus atuendos. El traje negro, unos con pajarita y otros con corbata, triunfó entre los asistentes a la gala. Al Pacino, que acudió a la entrega con Lucila Polak, fue uno de los más aplaudidos, aunque también lo fueron otros como Alec Baldwin, Hugh Jackman, que protagonizó un simpático dúo musical con Neil Patrick Harris, Daniel Radcliffe o un irreconocible Robin Williams.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios