Elie Saab convence en la pasarela de Alta Costura por partida doble

  • El diseñador libanés vuelve a creer en princesas, esta vez con tonos más oscuros que de costumbre

La pasarela parisina vuelve a rendirse ante las propuestas de Elie Saab. El diseñador libanés se ha inspirado en el Nueva York de mediados del siglo pasado y, con ritmos de jazz, presentó una colección que sigue creyendo en princesas aunque utilice unos tonos muchos más oscuros de lo habitual (del berenjena al negro). Las transparencias, las faldas voluminosas y los bordados sobrepuestos ocupan un papel preponderante junto al terciopelo y los escotes de vértigo. Pero, si por algo sorprendió la colección de Alta Costura para el próximo otoño-invierno de Elie Saab fue por su versión mini. Varias modelos salieron acompañadas por niñas que lucían el mismo vestido, un guiño muy aplaudido entre los presentes.

Además de Elie Saab, ayer desfilaron Jean Paul Gaultier y Maison Margiela. El primero dejó esta vez a un lado su espíritu urbanita y se dejó llevar por los paisajes otoñales de la naturaleza. Mucho ocre y rojizo en sus tejidos, que iban desde el raso hasta el cuero. En este caso, sus eternos corsés son menos cónicos, más geométricos y cincelados y en sus vestidos se cuela también mucho drapeado. Como complemento, la pluma, que la utiliza en los gorros creando una especie de aureola sobre las modelos.

En cuanto a los diseños de John Galiano para Maison Margiela, estos evocan una estrambótica tarde de pesca, con botas de agua por encima de la rodilla combinada con trajes, redecillas en la cabeza y cuerpos de red. Galiano regresa a sus orígenes en Alta Costura y nada tiene que ver con la última colección para Margiela, mucho más comercial, que presentó la pasada primavera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios