Emma Watson, de niña a mujer por arte de magia

  • Su papel de Hermione en la saga 'Harry Potter' la catapultó a la fama hace ahora una década. Una joven pizpireta que se ha convertido en todo un icono de estilo y un reclamo para firmas de moda y belleza.

Su melena alborotada y carita repleta de pecas catapultaron a la fama a Emma Watson hace ahora una década. Una niña que, varita en mano, interpretaba a Hermione Granger en la saga Harry Potter, y que ya es toda una mujer. Icono de estilo y una de las grandes promesas de Hollywood, a la británica se la rifan las grandes firmas de moda y belleza. Un potencial que no ha pasado inadvertido para Vogue, que le dedica su portada del próximo mes de julio.

Poseedora de una belleza basada en la naturalidad, Emma se ha olvidado de su grito "menos es más" para la sesión fotográfica que ha ofrecido a la publicación a través de la cámara de Mario Testino. Con el cabello corto al estilo pixie y un maquillaje bastante intenso, la británica seduce a la lente del popular fotógrafo con conjuntos recargados, pero llenos de glamour, de firmas tan importantes como Prada, Tom Ford, Aquilano Rimondi, Dolce&Gabbana o Calvin Klein. Un reportaje en el que la maga favorita de millones de adolescentes en todo el mundo ha sacado su lado más sensual, arrebatador y femenino.

Con sólo 21 años, la actriz es una de las chicas con más futuro en el mundo de la moda. Esta portada de Vogue no es la primera que protagoniza Watson, ni tampoco se estrena bajo las órdenes de Testino. Para éste ya posó en la sesión fotográfica de Lancôme, firma de cosmética de la que es imagen. A esto se suma que sobre la alfombra roja es una de las mujeres más elegantes, exquisitas y estilosas. Un camino que compatibiliza con sus trabajos en el cine y que ya le está dando sus primeros frutos. Como ejemplo, la citada portada de Vogue o la creación de su propia línea de ropa.

A pesar de que no oculta su intención de ser una "persona normal", e incluso ha dicho con contundencia que la fama es su "peor enemigo", la joven tiene mucho que agradecer a su posición de estrella internacional. En los diez años que lleva en el ojo del huracán ha amasado una auténtica fortuna y ha sido elegida en distintas ocasiones como la mujer mejor vestida del mundo; la popular revista Glamour le concedía este título hace tan sólo unas semanas. Aún así, ella siente que durante estos años ha estado "librando una batalla" y ha vivido "dentro de una burbuja". Ahora está dispuesta a retomar sus estudios y la vida que abandonó cuando comenzó a saborear las mieles del éxito. Y es que, como ella misma confiesa, quiso "no ser famosa", pero es algo que ya no se puede parar y que tiene que asumir cuanto antes. "Intenté buscar y abrazar la normalidad, pero tengo que aceptar lo que soy, la posición en la que me encuentro y lo que sucede a mi alrededor", ha confesado.

En cuanto a su corazón, está libre desde que rompiera su relación con George Craig hace ahora un año. Desde luego, cualidades para encontrar el amor no le faltan a la chica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios