'Fergie' estaba bebida

  • Sarah Ferguson ha contestado a Oprah Winfrey en su exitoso programa matinal, donde ha confesado que estaba "por los suelos" cuando vendió a su ex marido

Comentarios 4

Sarah Ferguson ha dado la cara ante los varios millones de seguidores del programa de Oprah Winfrey, The Oprah Winfrey Show, para explicarse, excusarse o disculparse, considérese como se quiera, tras la publicación del escandaloso vídeo donde vende a su ex marido, el príncipe Andrés de Inglaterra.

La duquesa de York ha admitido ante Oprah que estaba borracha cuando recibió la suculenta oferta del falso empresario, que resultó ser un periodista con cámara oculta. A esto añade que "estaba por los suelos en ese momento" y  en un pésimo estado.

En la entrevista, que se grabó el pasado fin de semana, la ex esposa del príncipe Andrés de Inglaterra ha confesado que no ha sido capaz de ponerse ante el televisor para ver la vergonzosa trampa, pero que no ha podido evitar ver algunas escenas por los diferentes aeropuertos por los que ha pasado en los últimos días. "No he mirado al demonio a la cara, porque estaba por los suelos en ese momento", ha explicado.

Ferguson ha querido dejar claro que su ex marido no estaba al tanto de sus tejemanejes, y que estaba bebida cuando el periodista del dominical News of the World se citó con ella para comprarle influencias del Príncipe por 50.000 libras. Añadiendo que no se dio cuenta de la trampa porque no era "yo misma, estaba en un momento muy bajo".

'Fergie' ha reconocido tener problemas económicos y se enfrenta a una importante demanda por un supuesto impago de una factura a un bufete, que le ayudaba a trasladar los personajes de los libros infantiles que escribe a una serie de dibujos animados. Serios problemas financieros que la mujer de 50 años ha desmentido hasta la fecha.

El episodio de Ferguson cogiendo dinero por vender el acceso al príncipe Andrés es el mayor escándalo de la Casa Real británica desde la muerte de Lady Di. No obstante, News of the World ha explicado que fue la propia realeza la que dio alarma de los negocios oscuros de la duquesa de York.

Ésta, antes de su intervención en el programa de mayor audiencia de la televisión estadounidense, ya había confesado que se sentía "devastada" ante su seria "pérdida de juicio".

Por su parte, el Príncipe no ha hecho ningún comentario acerca de los negocios de su ex mujer, negándose a contestar a los periodistas en cuanto a este tema en sus compromisos públicos. No obstante, la prensa británica asegura que se reunirá con Sarah Ferguson cuando ésta vuelva de Estados Unidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios