Jigme Khesar, el rey de las Tierras Altas

Fue el último país del globo que salió de su autoaislamiento. Incrustado en el Himalaya, sin petróleo y sin posición geoestratégica, Bután, que significa Tierras Altas, vivió en la inopia hasta hace poco. Su anterior rey, Jigme Singey, estuvo desde 1974 iniciando una débil apertura internacional, para modernizar sin causar alteraciones a un pueblo anclado en la Edad Media. Supervivencia obliga, el rey abdicó y se fueron acelerando los acontecimientos. Hace un par de años que los butaneses ya tienen televisión, la que desune a las familias, como ya ha ido lamentando más de uno, y en marzo celebraron su primeras elecciones democráticas, que ganó por arrollamiento el utópico Partido del Bienestar. Jigme Khesar fue coronado hace unos días. A este joven pro Occidente le esperan revistas y tomateos. Si el Bienestar prospera, incluso, dentro de 30 años, sonarán voces que exijan la I República.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios