Madrid, finalmente, se va a quedar sin Paris

Todo fue el morreo, y algo más, de una noche de veranillo. Paris bien podría valer una misa nupcial, por la herencia que tiene la hotelera, pero a Cristiano Ronaldo, fichado por 93 millones y con una estratosférica nómina, no le van a hacer falta los fajos de la familia Hilton. Las revistas del corazón andan desconsoladas porque Paris Hilton ha confirmado que su cristiano revolcón fue una aventurilla sin más, por lo que se ha desmarcado de ser la nueva Victoria Beckham de los madriles. La chica acaba de ser vista en el aeropuerto de Los Ángeles rumbo al emirato de Dubai y con un libro bajo el brazo. El volumen se llama La esposa principiante, aunque Paris no tiene ganas de casarse y sí de desquitarse de su noviazgo con el jugador de béisbol Doug Reinhardt, que apenas le ha durado unos meses.

El nuevo galáctico del Real Madrid prosigue en tierras californianas, de vacaciones y sin evocar a la millonaria. Se prepara físicamente para la Liga española y para los jolgorios que le aguardan en el ombligo de la península. Hay ración de Cristiano de sobra para las leonas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios