Mónaco: se acerca el gran día

  • Los reyes y los príncipes de Suecia, políticos y figuras del deporte son los primeros invitados confirmados de la boda.

Menos de dos semanas quedan ya para -tras la de los duques de Cambridge- la segunda boda real del año: la de Alberto de Mónaco, de 53 años, y su prometida, Charlene Wittstock, exnadadora sudafricana de 33. Cada vez se van dando a conocer más detalles del evento. Si ya se sabe casi paso a paso el guión del enlace y los eventos que se harán cada día (la boda se desarrollará a lo largo de dos jornadas; las celebraciones en tres), ahora ya están confirmados algunos de los invitados.

La página de Facebook oficial del enlace, que se ha convertido en la principal plataforma de comunicación de los organizadores de los festejos, ya da una primera lista de invitados.

Entre ellos destacan los reyes de Suecia, así como sus hijos, Victoria (acompañada por su marido Daniel), Magdalena y Carlos Felipe. Además, están confirmados los presidentes del Líbano, Michel Sleiman, o la presidenta de Irlanda, Mary McAleese. También acudirá Jacques Rogge, el presidente del Comité Olímpico Internacional, del que Alberto es miembro desde 1985, y por cuyos compromisos se ha adelantado el enlace, o el presidente de la Federación Internacional del Automóvil, Jean Todt.

Nada se sabe aún, sin embargo de otras familias reales, como la española (de la que, en caso de acudir, irían los príncipes de Asturias) o la británica.

Aunque se conoce desde hace meses que el vestido de la novia, la futura Charlene de Mónaco, será realizado por el modisto italiano Giorgio Armani, uno de los primeros invitados confirmados a la boda monegasca ha sido el modisto Karl Lagerfeld. El principal diseñador de la casa Chanel es íntimo amigo de la princesa Carolina, hermana de Alberto. Además, también acudirá la modelo Inés de la Fressange.

Tanto a la ceremonia civil, que se celebrará el día 1 de julio, como a la religiosa (el día 2) están también invitados todos los habitantes del pequeño principado. Para ello se habilitarán pantallas gigantes por las calles de Montecarlo, se abrirán las puertas y patios del palacio real y el enlace religioso tendrá lugar al aire libre.

El chef Alain Duccase será el encargado de preparar la cena. Este cocinero tiene varios restaurantes en París y Montecarlo y ha sido galardonado a lo largo de su carrera con varias estrellas Michelín.

Otro detalle que ya se ha revelado es el regalo de compromiso que ha entregado Alberto II a su prometida. No es ninguna joya de la familia Grimaldi, sino un anillo especialmente adquirido para la ocasión en la firma Repossi. Al anillo se le ha puesto nombre: Téthys, y está elaborado en oro blanco y tiene además un diamante en el centro con talla pera solado de diamantes de talla brillante.

Tras el enlace, los novios se marcharán de luna de miel a Sudáfrica, donde volverán a hacer una gran fiesta, esta vez privada.

Los recién casados se alojarán durante su viaje de novios en el lujoso hotel Oyster Box en la costa del Océano Índico, un lugar típico para este tipo de celebraciones, construido en 1869. Sólo decir que la suite presidencial del hotel tiene dos plantas, piscina privada y una terraza con salón con capacidad para diez invitados. Cuesta unos 7.000 dólares la noche. Además, la zona de Sudáfrica que visitarán, en la costa noreste, le trae especiales recuerdos a Charlene Wittstock. Allí se fue a vivir a los 17 años para continuar entrenándose en natación e impartir clases a niños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios