Pajes anónimos para la boda de Alberto II y Charlene

Ya anunciaron que su deseo era que todos los monegascos participaran activamente en su enlace, y lo están consiguiendo. Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock ya están en capilla, y a tan sólo unas semanas del esperado acontecimiento siguen revelando detalles del mismo. El último: sus pajes y damitas de honor no serán miembros de ninguna de sus familias sino anónimos. Niños y niñas procedentes de poblaciones cercanas al Principado como Cap-d'Ail, Beausoleil, La Turbie, Menton, Peille y Roquebrune.

El futuro matrimonio ya anunció que querían que sus conciudadanos estuvieran muy presentes en el 'sí quiero', y es que Charlene se casa con Alberto II y todo Mónaco. Entre los detalles de la boda, la pareja ya ha hecho público el guión y los escenarios de su unión; en cada uno de ellos los monegascos están muy presentes. Conciertos y veladas anteriores y posteriores al enlace pensados para ellos, así como pantallas gigantes que retransmitirán el feliz momento de los novios. Además, las puertas del Palacio Grimaldi estarán abiertas para que 3.500 personas puedan ver de cerca la ceremonia.

Que todo Mónaco participe en el matrimonio de sus soberanos no es nuevo para el Principado. Los príncipes Rainiero y Gracia, que se casaron el 19 de abril de 1956, también lo decidieron así para el día más importante de sus vidas. Una tradición que su hijo no ha querido perder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios