Los Príncipes de Asturias no irán a la boda de Mónaco

  • Ningún miembro de la Familia Real española asistirá al enlace del soberano monegasco con la ex nadadora sudafricana Charlene Wittstock.

Comentarios 17

La Casa del Rey lo ha confirmado. Ningún miembro de la Familia Real española acudirá a la boda de Alberto II de Mónaco con Charlene Wittstock los próximos viernes y sábado en la capital monegasca.

La ausencia del Rey Don Juan Carlos ya era algo consabido, pues el soberano se está recuperando aún estos días de su operación de rodilla. Lo que quedaba en el aire, hasta ayer, era la presencia de los Príncipes de Asturias, quienes finalmente no se desplazarán hasta el Principado. La Reina tampoco irá pues son pocos los actos en el extranjero (y menos bodas) a los que Doña Sofía acuda sola. La explicación de la falta de cualquier representación de la realeza española probablemente se encuentra en que la invitación, al ser Alberto soberano, se cursó directamente para los Reyes, y a Don Juan Carlos le resulta imposible por un motivo de peso: su salud.

La ceremonia civil, la que se celebrará el viernes en el Salón del Trono del Palacio Grimaldi y que se estima que dure unos 50 minutos, será mucho más íntima y menos pomposa. Aunque, eso sí, posteriormente la pareja saldrá a saludar a los monegascos desde el balcón principal de palacio.

A la religiosa del sábado, que es la que más expectación está generando, será la que presencien con toda seguridad los miembros de la realeza. Tendrá como escenario el patio de honor del mismo palacio. Aunque, hasta el momento, sólo se prevé que estén representadas dos casas reales europeas: la de Suecia y la de Bélgica. En la lista de invitados reales figuran hasta la fecha los reyes de Suecia y sus hijos: la princesa Victoria y su esposo Daniel Westling; la princesa Magdalena y el príncipe Carlos Felipe, así como el príncipe Alberto de Bélgica.

Los invitados no reales al enlace, desde luego, son muchos más y entre ellos destacan las celebrities del mundo del celuloide: Demi Moore y Ashton Kutcher, Roger Moore, Brooke Shields (ex novia de Alberto de Mónaco) o Mel Gibson son algunos de los más destacados. También está confirmada la asistencia del presidente de Francia, Nicolas Sarkoz,y su embarazadísima esposa, Carla Bruni. Uno de los representantes del sector de la moda será Karl Lagerfeld, aunque se espera algún que otro diseñador más y modelos como la francesa Inés de la Fressange.

Otra presencia destacada (española aunque no exactamente de la realeza), será la de Luis Alfonso de Borbón en calidad de heredero a la corona francesa, y su mujer, Margarita Vargas.

Charlene llegará a las cinco de la tarde del brazo de su padre vestida probablemente con un modelo de Giorgio Armani. Tras la boda, la pareja se desplazará en coche desde palacio a la iglesia Sainte-Dévote, donde la novia ofrecerá el ramo alrededor de las seis y media. El cortejo real discurrirá por la avenida de la Porte-Neuve, la avenida del Port y el bulevar Alberto I para regresar nuevamente a palacio por el mismo recorrido.

En la elección del convoy nupcial, el príncipe Alberto ha querido hacer gala de su defensa del medio ambiente y, en lugar de desplazarse en limusina, ha optado por un híbrido, un Lexus LS 600h L modificado expresamente para la ocasión para que pueda funcionar con motor de gasolina o eléctrico.

Los invitados oficiales vivirán en primera persona la ceremonia en palacio, pero otros 3.500 invitados seguirán el oficio religioso en la plaza de palacio a través de enormes pantallas que se instalarán para la ocasión.

Los monegascos podrán seguir por toda la ciudad el enlace a través del public viewing. A partir de las nueve de la noche tendrá lugar la cena oficial, los fuegos artificiales y el posterior baile en el Instituto Oceanográfico. Con los fuegos artificiales se pondrá punto y final a una jornada inolvidable en Mónaco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios