Las aguas vuelven a su cauce en Mónaco

  • Los novios aparecen en público pocas horas antes de su boda para acallar los rumores de que Charlene estuvo a punto de suspender la ceremonia. Cogidos de la mano, afirman que "la historia no es cierta".

Todo "va bien". Esto es, al menos, lo que ayer le manifestó por teléfono Charlene Wittstock a un amigo sudafricano al ser preguntada acerca de los rumores de que la futura esposa de Alberto de Mónaco quiso renunciar a la boda y volver a su país natal. El amigo que se ha ido de la lengua, y cuyas declaraciones publicó ayer la prensa local de Sudáfrica, es el campeón olímpico de natación Ryk Neethling. Según él, "la historia no es cierta".

Por si con esto no fuera suficiente, los novios reaparecieron a última hora de la tarde del martes en el Puerto de Hércules de Mónaco para supervisar los preparativos del concierto que Jean Michel Jarre ofrecerá en su honor mañana por la noche (foto pequeña de la derecha). Cogidos de la mano y vestidos de manera informal, la real pareja estuvo charlando de forma distendida con el músico francés e incluso subieron al escenario para comprobar cómo iban todos los detalles.

La aparición de Charlene y Alberto no hubiera generado tanta expectación (quizás ni siquiera se hubiera producido) si anteayer el Palacio de Mónaco no hubiera tenido que emitir un comunicado para desmentir la supuesta intención de la exnadadora de anular los preparativos de la boda y volver a su país, tal y como informaba el semanario francés L´Express.

"Desmentimos oficialmente la información publicada en L´Express. Los rumores pretenden dañar la imagen del soberano y, en consecuencia, la de su prometida, Charlene Wittstock, y tienen un perjuicio grave para este feliz acontecimiento", explicaba el texto.

A la vista de que la boda sigue adelante, la lista de invitados cada vez se incrementa más. Si en un principio se habló de que sólo dos casas reales europeas habían confirmado su asistencia, Suecia (cuya familia real acude al completo) y Bélgica, ahora resulta que otras monarquías europeas también han anunciado a través de sus páginas webs oficiales que no se perderán el acontecimiento. Así, la casa real danesa estará representada por los príncipes herederos Federico y Mary de Dinamarca, así como el príncipe Joaquín y su esposa Marie. Haakon y Mette-Marit de Noruega también han informado de su presencia al igual que los duques de Luxemburgo Enrique y María Teresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios