La fiesta del lujo a precios asequibles

Ante más de 600 invitados se inauguró el jueves por la noche en Sevilla The style outlets, gran superficie de tiendas de primeras marcas en la que se contó con una estilosa maestra de ceremonias como Vicky Martín Berrocal. La diseñadora, que apostó por el negro para su vestuario, se confesó una amante de la moda desde su más tierna infancia. "Es lo que he visto desde que tengo uso de razón. Para mí la ropa es casi todo aunque tampoco soy una fashion victim. Hay que saber acoplarse a tu cuerpo", declaraba para continuar de seguido."Es una maravilla este establecimiento donde uno puede adquirir cosas que se lleven a un precio bajo".

Una opinión con la que también coincidió Laura Ponte, otra de las invitadas al evento responsable, en la actualidad, de una línea de alta joyería la cual, a pesar de la crisis, ha ido creciendo cada vez más. "Cuando empezamos ya estaba la situación mal, con lo que íbamos avisados. Además, soy bastante prudente a nivel empresarial", explicaba esta madre de dos hijos a los que dedica todo el tiempo que puede. "Me encanta levantarme con ellos, llevarlos al colegio y recogerlos a las cinco de la tarde, cuando salen", proseguía sin saber aún si alguno de los dos continuará sus pasos en el mundo de la imagen. "La niña, que tiene seis años, es presumida pero, a la vez, tiene un punto de gitana que me divierte mucho. El niño, de siete, pasa de todo". ¿Y la modelo? ¿Cuál es su relación con el espejo? "Es cuestión de edad. A mí ahora me da pereza arreglarme. Quiero estar cómoda y eso va por encima de todo. Nunca me he vestido ni para impactar, ni para sorprender a nadie sino para gustarme", reflexionaba una mujer a la que, lo de ir de tiendas, tampoco le motiva demasiado. "No programo salir a comprar. Soy más de accidentes. Claro que, si hay que ir a un evento o a una boda, lo tengo que hacer. Lo importante es un buen armario e ir tirando de ahí", explicaba durante la fiesta animada por la música de la maniquí y DJ Cristina Tossio.

Sin embargo, una de las presencias que más expectación despertaron fue la de Luis Medina Abascal quien, a pesar de su timidez, sabe desenvolverse con naturalidad ante los medios de comunicación. "Estoy encantado de venir a mi tierra… ¡Ya me podían tocar todos los actos aquí! Lo que pasa es que, todo lo que tiene que ver con la moda, gira en torno a Barcelona o a Madrid", se lamentaba el que es miembro de una destacada agencia que trabaja para grandes firmas del sector. Después, su día a día, es el normal de un joven de 32 años soltero… y sin compromiso. "Como mejor se está es en pareja pero de momento me quedo así. Paso una de mis mejores etapas aunque, para quien pueda creerlo así, yo no llevo una vida de lujos". Impecable en el vestir, el hijo de Nati Abascal reconoció ir de rebajas y, por si fuera poco, tener suerte a la hora de encontrar buenas ofertas. "Como tengo una talla atípica, porque no todos miden 1,93 de estatura, lo último que suele quedar en la percha es lo mío", bromeaba en torno a un estilo mezcla de muchos estilos. "No soy de ir de corbata ni informal por norma ni, por otro lado, tampoco me considero presumido", concluía un confidente que, igual que el resto, disfrutó, de la calurosa noche de la capital andaluza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios