Un nuevo concepto para la moda

  • El que fuera director creativo de Elio Berhanyer celebra el primer aniversario de su traslado de Jerez a Sevilla, ciudad en la que ha encontrado su inspiración tanto profesional como vital

Es perfectamente consciente de que, hablar claro, tiene un precio pero el diseñador está dispuesto a pagar dicho tributo si, como contraprestación, puede labrar la carrera que, poco a poco, se encuentra construyendo. "No comulgo con nadie", afirma a nuestro periódico. "He estado en Cibeles, y otras pasarelas importantes de nuestro país, y sé que, expresarse con la claridad mía, supone no recibir ayudas ni apoyos de nadie. Sea como sea, yo disfruto de que, lo que logro, lo logro por mí mismo". Asentado en Sevilla desde hace un año -después de ocho en Jerez-, Roberto Diz celebra en estas fechas su primer aniversario en la capital hispalense donde, hace pocos días, presentó su colección de otoño-invierno 2011, "Vértigo".

"Es la que se vende en tienda ahora y, por vez primera, me he atrevido con los estampados", explica el entrevistado. "De ahí el título, de lo "vertiginoso" de las prendas las cuales, dentro de mi línea oscura, han transgredido en cuanto a la paleta cromática. Por lo demás, continúo ahondando en el volumen y en el patrón y utilizando tejidos naturales como el algodón y, sobre todo, la seda. Ésta me parece el único material que es frío en verano y cálido en invierno. Es dúctil, puede manejarse fácilmente y el resultado es espectacular".

En cuanto a su aportación al mundo de la moda, Diz se muestra bastante claro a la hora de posicionarse. "Creo que incorporo un toque "canalla" dentro de un estilo basado en la elegancia más clásica. Suelo regresar a las técnicas de los maestros de la antigüedad. Me apasiona la decadencia, lo triste y la imperfección (en contra de lo moderno, lo alegre y lo perfecto). Eso es lo que doy al trabajo. Un toque de cosmopolitismo. De ahí que abuse tanto del negro como hilo conductor de todo lo que hago". ¿Cuál es la clienta que apuesta por este concepto? Su artífice responde. "Es una mujer a partir de 35 años y sin límite de edad. Gente independiente que quiere ser diferente. Ése ha sido uno de mis objetivos desde que tengo uso de razón: marcar una pauta distinta. Nunca voy al ritmo de las tendencias o por lo que marca la calle. Si se lleva el color, me da igual".

Sin mostrar interés por el colectivo masculino ("cualquier intento para que evolucione su forma de vestir pasa por feminizarlo", considera el creador), este gallego de andaluz corazón, también ha querido aportar, con las siguientes palabras, su perspectiva, cara a estas fechas navideñas que se avecinan, en lo que al look festivo se refiere. "Aconsejo algo largo, negro y sin brillo pues, éste, lo pone el individuo", reflexiona. "Me interesan las piezas sin escote y con manga larga. Las "cositas" no me motivan. Opto por la sobriedad hasta, si lo prefieres, con un toque un tanto monacal". Orgulloso de su propia trayectoria -dentro de la que, tras el referido showroom sevillano-, quien dispone de un amplio mercado (con puntos de venta tan lejanos como Rusia o Kuwait), analiza un momento actual de cuya crisis, de momento, parece salir indemne. "No me afecta tanto porque, el sector que compra mi firma, sigue disponiendo de recursos. Eso sí, lo que sí me ataca es que, el personal, haya perdido el rigor y vaya disfrazado. Hay que llegar lo que te favorece y mantener el placer por arreglarse. Eso, por suerte, en Andalucía no ha desaparecido del todo pero, en general, sí".

En espera para el lanzamiento de novedosos proyectos -como el de zapatos para una prestigiosa casa de calzado-, Roberto Diz reconoce sentirse atraído por el legado de maestros del sector como Balenciaga, Cristian Dior o Chanel. Grandes nombres a los que, quién sabe, en un futuro tal vez quede asociado el suyo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios