Carmen lomana

"Aunque no lo parezca, me cuido muy poco"

  • Recién estrenada escritora, planea unas vacaciones para descansar de un año plagado de nuevas experiencias.

Comentarios 29

Ha pasado de ser una desconocida a ocupar infinidad de páginas en las revistas del corazón, participar en programas de televisión y, ahora, escribir un libro. Está claro que, Carmen Lomana, está de moda y, por esa razón, es toda una oportunidad conversar con quien, dotada de un carisma especial, se ha convertido en un auténtico icono del estilo y el saber estar.

-¿Cuál es su objetivo con este ensayo que acaba de lanzar al mercado?

-Soy consciente de que, a veces, produzco curiosidad pero, aunque no lo parezca, me cuido muy poco. Sobre todo estoy pendiente de la alimentación y de una vida sana. Duermo poco porque, en general, tengo muchas cosas que hacer. Eso sí, hay que ser egoísta, quererse, permanecer alegre, vital… No creo en la mujer sufridora que se está lamentando todo el día en su casa.

-Desde luego, usted por proyectos no se quejará…

-Bueno, ¡déjame primero terminar el programa de Las joyas de la corona y descansar! (risas). Ha sido un año muy duro y me gustaría irme de España y reflexionar. Me siento muy feliz por todo lo que me está pasando pero no he tenido vacaciones. Sólo he ido algunos fines de semana y, cada vez que he salido, me han pillado las revistas.

-¿Es Carmen Lomana alguien 11?

-No. Me encantaría… Hago lo que puedo pero, en todo caso, eso lo tendrían que decir otros. Una mujer "11" es culta, preocupada en formarse, autosuficiente, marca su terreno, tiene su economía…

-¿Qué lugar ocupa el amor en todo esto?

-Es fundamental tener una vida afectiva. Sin ella, lo demás permanecería cojo aunque, el amor de pareja, no debe ser el centro de tu existencia. Amar es muy amplio: familia, amigos… Si centras tu felicidad en una sola persona, lo tienes fatal puesto que, si te falla… ¿qué? ¿A llorar por las esquinas?

-¿Cómo lleva ser un referente para tanta gente?

-Muy bien pero no me considero referente de nada ni me creo nada. Me agrada saberme querida y, sí, he perdido el anonimato pero, cuando salgo a la calle, sólo siento cariño.

-Por cierto, ¿de qué forma surgió la idea de publicar algo suyo?

-Me llamaron de varias editoriales y lo dejé apartado. Un día, fui con el equipo de Espasa y hubo mucho feeling y, de repente, me empezó a hacer mucha ilusión. Querían algo sobre la elegancia pero, la elegancia, es un todo así que me decanté por estas anécdotas que he preparado durante julio y agosto, quitándome horas de sueño. Pensaba que incluso habría un corrector de estilo pero no. Ha salido tal cual y pienso que es un texto muy entretenido. Como una conversación conmigo misma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios