“Soy una persona preparada emocionalmente para la crisis”

  • Ágatha Ruiz de la Prada, en el centro de la noticia con su Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes

La vitalidad de su ropa no es sino un reflejo de la suya propia. Ágatha Ruiz de la Prada posee un magnetismo al que resulta difícil escapar y, a su paso, se convierte en el centro de todas las miradas. Creadora de un estilo con el que ha roto fronteras, la Asociación de la Moda del Aljarafe y Andalucía ha querido reconocer su talento con una mención, la de Embajadora de la Moda, que celebró con un almuerzo en Abades Triana.

–A estas alturas de su vida, lo de los premios, ¿sigue haciendo ilusión?

–Sí, claro. En concreto lo de la Medalla de Oro me parece algo muy bonito porque ha sido algo propuesto por el Consejo de Ministros. Quise estudiar Bellas Artes pero era una carrera durísima y, fíjate, ahora me dan el título sin haber hecho nada. El otro me llega desde Sevilla, donde el año pasado viví mi primera Feria. Cuando vi lo que era me pregunté: "¿Cómo he podido haber vivido 47 años sin ver esta fiesta? Aluciné con los trajes. Pasé cuatro horas sólo observando a la gente y, miré tanto, que me encontraba hasta cansada. Que todo el mundo se vista de gitana es lo que la hace mágica.

–¿Le inspiró?

–Muchísimo. He hecho muchos lunares aunque no me relacionen con ellos [Ágatha lleva un chaquetón verde limón con lunares amarillos].

–¡Quién le iba a decir que su carrera, no entendida al principio, tomaría derroteros tan admirados!, ¿verdad?

–Los problemas me divierten una barbaridad. Soy una persona bastante preparada emocionalmente para la crisis. Creo que valgo más para apretarme el cinturón.

Entonces estará encantada con el momento actual...

–Estoy comodísima y mis hijos me lo comentan. Me paso todo el día apagando la luz para ahorrar.

–¿Siempre viste de su propia firma?

–Sí. Estoy acostumbrada. Es cómoda y particular.

–¿Y nunca ha pasado una "depresión creativa"?

–No. Gracias a Dios nunca he tenido una depresión…

–¿Ni de creatividad?

–Tampoco. Hay veces en las que estás menos inspirada pero, en otras ocasiones, me comería el mundo.

–A ver, cuénteme alguna de sus últimas aventuras…

–He hecho puertas blindadas para la mayor empresa del sector en Italia y estoy muy orgullosa de ellas porque, a cinco kilómetros de distancia, reconocerías que son una obra mía. Mi nivel de felicidad ha sido fastuoso.

–¿De verdad está detrás de todas las líneas de diseño que tiene en el mercado?

–Por supuesto y, cuando no es así, se nota y me pongo como una fiera. Para mí es divertido todo: las cuentas, la parte comercial… ¡hasta cargar cajas me gusta!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios