Bajo la piel de las 'estrellas'

Ha consagrado su carrera al estudio y cuidado de la piel y, en virtud de esa entrega, ha logrado convertirse en uno de los más destacados profesionales de este campo. Presidente de la Academia Española de Dermatología, Catedrático y Jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Julián Sánchez Conejo-Mir está acostumbrado a tratar a pacientes conocidos que, preocupados por su aspecto, buscan en sus consejos mejorar su exterior. "No existen los "cirujano-milagro" y, los "cambios radicales", son una barbaridad. El éxito de una operación de estética es que, el resultado, quede natural, que provoques cierta admiración pero sin saber por qué", confiesa el recién estrenado autor de un libro, Aprende a conocer tu piel, donde desarrolla un completo análisis para disfrutar de un cutis incluso mejor que el de algunas de nuestras estrellas más admiradas. "Un 40 por ciento de la belleza de tu piel lo heredas pero, el 60 por ciento, depende de los mimos que emplees sobre ella", informa el consultado.

Así, si nos fijamos con atención, descubriremos que, por ejemplo, Natalia Vodanova presenta claras señales de psoriasis en el cuero cabelludo, afección que provoca lesiones escamosas y que, en el caso de la modelo, llaman la atención igual que el acné de actrices como Renée Zellweger o, sobre todo, Cameron Díaz. Dos sex-symbols que, a pesar de vivir de su imagen, en frecuentes ocasiones no se preocupan siquiera por disimular sus marcas. "Los famosos -lo mismo que Fernando Alonso está pendiente de su coche- se deben a su aspecto. Detrás de esos espectaculares resultados hay muchas horas de ejercicio, de tratamientos y de consultas al dermatólogo", aclara Conejo-Mir advirtiéndonos, a la vez, del primer paso que debemos dar si deseamos devolver la frescura al rostro. "Hay que quitar de en medio lo que estropea el cutis, es decir, el tabaco, el café, la exposición al sol y ciertos medicamentos que no resultan adecuados. Britney Spears, con lo joven que es, se estropeó tras abusar de lo que se conocen como "hábitos tóxicos". En el momento en el que los ha dejado, ha vuelto a ser la que era".

Sin embargo, no siempre resulta fácil recuperar lo que, por agresivas técnicas como los tatuajes, ya nunca nos permitirá devolver la uniformidad a la zona donde se han practicado. A no ser que utilizáramos una modalidad de tinta desarrollada en Boston y que, de aquí a un tiempo, se practicará a través de pigmentos desechables que, si lo deseáramos, serían borrados de inmediatos. "La que más tiene es Angelina Jolie", comenta el consultado. "Recién dibujados están bien, cuando se cumplen los 60, el efecto no es el mismo. Eso, en dos décadas, tendrá solución". Mientras, hasta que llegue ese futuro no tan lejano, debemos conformarnos con lo que la tecnología pone hoy a nuestro alcance. "Para empezar, necesitamos unas cremas que sean idóneas a nuestro cutis y que suelen componerse de ácidos retinoicos o frutales o vitamina C. Si a eso le unimos protección solar, vamos bien encaminados", explica el especialista. "Luego, pensando en la tersura y la fabricación de colágeno, está el láser fraccional, la radiofrecuencia y la luz pulsada intensa y, como colofón, los rellenos y el bótox. Casi todos los artistas, a partir de los 30 o 35, los llevan. Antes daba la sensación de "cara de espanto" pero ahora apenas se percibe salvo en casos tan llamativos como los de Mickey Rourke o Silvester Stallone que, después de tantas intervenciones, parecen otras personas".

Otro de los elementos a tener en muy cuenta son los rayos solares bajo cuya exposición envejecemos mucho más rápido. "Menos a Nicole Kidman, a esta gente le gusta ir morena. Lo que se sabe menos es que hay bastantes actores operados de cáncer de piel". Poco disimulada es la caída de cabello que, o incita a raparse la cabeza -véase, Bruce Willis-, o a implantarse pelo como Julio Iglesias. Eso por no citar la temida flacidez y la celulitis que, en personas que bajan y suben peso con frecuencia, suele estar presente. ¡Gracias a que el photoshop todo lo disimula!

No obstante, algunos pequeños "defectos", como los lunares, no siempre precisan intervención. Eso mismo le ha sucedido a Cindy Crawford, tan atractiva con su seductora señal que ha preferido mantenerla a pesar de los comentarios que, al respecto, hayan podido hacerle. "En algunos de estos personajes se produce el "efecto escalada" y, el recuperar tersura, les mete en una espiral que genera adicción", concluye Conejo-Mir destacando a dos españolas como Elsa Pataky y Concha Velasco como espejos en los que, cada una en su edad, muchos debiéramos mirarnos. Prevención, perseverancia y asesoramiento adecuado son las llaves para la eterna juventud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios