La chica que quería ser como Alek Wek y conquistó Hollywood

  • Su primera incursión en el cine con '12 años de esclavitud' le valió el Oscar. Ahora su belleza eclipsa en la alfombra roja

Cuando Lupita Nyong'o era una niña vio la imagen de la modelo sursudanesa Alek Wek en una revista y quiso ser como ella; un poco más tarde, vio El color púrpura y tomó a Whoopi Goldberg como referente. Lo que nunca imaginaba esta joven keniata es que pocos añosdespués sería un referente de belleza para miles de jóvenes de piel oscura y tendría en su poder un Óscar por su primer trabajo en Hollywood.

Fue Steve McQueen el primero que creyó en su potencial como actriz y le confió uno de los papeles más difíciles de 12 años de esclavitud. Desde entonces, el nombre de Lupita Nyong'o está en boca de casi todos y su imagen no sólo ha convencido en Hollywood sino también a marcas comerciales como Miu Miu o Lancome. Su belleza ha ocupado portadas de revistas de medio mundo, como People, que la consideró la mujer más guapa del mundo hace ahora dos años. Otros medios como Vogue o Vanity Fair también la han encumbrado. Y no es para menos. Es una de las más esperadas en las alfombras rojas, donde ha lucido espectaculares vestidos, como el celeste de Prada que llevaba el día que recogió el premio de la Academia o el de perlas que acaparó todas las miradas en los Oscar de 2015.

Lupita siempre creyó que la interpretación sería su vocación frustrada. Había crecido en el seno de una familia acomodada de Kenia -su padre llegó a ser ministro, su madre dirige la África Cancer Foundation y una prima está considerada por la revista Forbes como una de las mujeres más poderosas de Kenia por su trabajo al frente de una empresa de telecomunicaciones- en la que el mundo del cine no estaba del todo bien visto. Por eso Lupita primero se interesó por la producción y luego por la interpretación. Fue el actor Ralph Fiennes quien la puso en la senda del cine. Ella trabajaba como ayudante de producción en la película El jardinero fiel que protagonizaba el británico y, cuando éste, en el descanso de un rodaje, le preguntó por su sueño, ella le confesó tímidamente que era el de ser actriz. "Sólo actúa si sientes que no puedes vivir sin ello", le dijo Fiennes. Y aquellas palabras sonaron en Lupita a liberación. Se matriculó primero en la escuela de interpretación de Hampshire, Massachusett, y poco más tarde se graduó en Yale. Precisamente estaba terminando sus estudios en esta universidad cuando se topó con Steve McQueen. Nunca se habría imaginado que su vida iba a cambiar tanto a partir de aquel día.

Pese a que apenas han transcurrido tres años desde su primer papel en Hollywood, Lupita está considerada actualmente como una de las actrices negras más influyentes entre las jóvenes. A ella le gusta ser hoy la Alek Wek en la que se miran las niñas de las nuevas generaciones; un referente para sentirse válidas y guapas sin tener en cuenta el color de su piel.

"No importa de dónde vengas, tus sueños son válidos", dijo cuando recogió su Oscar, sin saber que los que ella tenía aún pendiente se iban a hacer realidad demasiado pronto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios